Buzos Profesionales y Colectivos del Sector opinan sobre las limpiezas de fondos ¿Es Intrusismo Profesional?

4.183

¿Intrusismo profesional en buceo comercial?

Colectivos de buzos profesionales debaten en las últimas semanas sobre posibles casos de intrusismo profesional, en defensa de su profesión y de los intereses de la industria. Diferentes redes sociales y foros de participación donde los profesionales del sector comparten sus preocupaciones, recogen en las últimas semanas comentarios sobre las jornadas de limpieza de fondos marinos. (Ir a la Noticia de Origen)

¿Hay intrusismo profesional en las limpiezas de fondos con voluntarios o buzos deportivos?
412 votes · 412 answers

“Nadie pondría pega si un buzo deportivo sale del fondo con varias bolsas de basura, el problema es el material pesado”

Adrián Campo Bilbao

Podría empezar esta reflexión por la “Orden ministerial del 14 de octubre de 1997 Art.1 anexo1” donde claramente diferencia las competencias de un buceador profesional de uno recreativo.

Buceado recreativo: Toda aquella incursión en medio hiperbárico que deriva de una actividad lúdica, de competición o recreo.

Buceado profesional: Toda aquella incursión en medio hiperbárico que deriva de una actividad profesional o laboral, con ánimo de lucro o no.

Pero esto ya lo sabemos todos, o al menos deberíamos. Mi reflexión va más allá de esto.

Como buceador profesional el mar para mi es mi forma de vida, es mi lugar de trabajo y dónde paso gran parte de mi jornada.

A nadie le agrada tener que trabajar entre basura de todo tipo. Carritos, compresas, ruedas, bolsas, etc.

Pero creo que debemos hacer una pausa y entender el problema del altruismo.

Nadie y digo nadie creo que pondría ninguna pega si un buceador deportivo sale de una inmersión con varias bolsas de basura o una lata que ha encontrado en el fondo en la mano, y se dirige a un contenedor.

El problema viene cuando se pasa esa línea y pasamos a mover cantidades ingentes de basura (material pesado) sin estar ni capacitados, ni formados, ni autorizados.

Y me explico ya que es un tema sencillo pero complejo al mismo tiempo.

En el momento que la formación no nos permite hacer una actividad, aunque estemos o creamos estar capacitados para ella, es ilegal.

Esto sería el equivalente a saber conducir un tráiler pero no tener el carnet. Por mucho que sepa no puedo conducirlo, porqué así lo dice la ley.

En el caso del buceo es más complejo aun, ya que aunque sepa sacar un contenedor de basura del fondo y puede o crea que estoy capacitado la ley no me lo permite, y no me lo permite por varias razones.

Para ello haría falta un curso de buceo profesional, un curso de prevención de riesgos laborales y un largo etcétera de cursos y formaciones que hagan que esa actividad sea legal y segura.

Aun con todo esto tendríamos que ponernos un equipo que muy poco se parece a un equipo autónomo para poder trabajar con seguridad. Además a eso le tenemos que sumar un equipo de personas que están fuera velando por el trabajador, por qué sí, en este caso ya sería un trabajo.

A donde quiero llegar es a que no estoy en contra del  altruismo, si no del intrusismo. No estoy en contra del voluntariado, estoy en contra del voluntariado sin cualificación. Estoy en contra de que un gran número de personas hagan labores de buceador profesional sin serlo, y de que se pongan en riesgo sin tener por qué.

Si un grupo de buceadores profesional de manera altruista se dedica a limpiar puertos, seria tirar piedras contra su tejado y dejar de ganarse el pan, pero desde mi punto de vista no habría ninguna pega ya que ellos están cualificados y mientras lo hagan como la ley dicta no habría nada que objetarles.

Adrián Campo Bilbao. Buzo Profesional (España).

 

 

“Las Normas de Seguridad para Actividades Subacuáticas no permite que los buceadores deportivos voluntarios pueden hacer limpiezas de fondos”

Miguel Monforte, buzo profesional y empresario (España)

Cualquier actividad subacuática es una actividad de riesgo. Es por ello que las actividades subacuáticas, tanto el buceo profesional como el recreativo, están reguladas desde el 14 de octubre 1997 por una única Orden Ministerial que establece las mínimas normas de seguridad para el ejercicio de las actividades subacuáticas.

Estas normas se componen de cuatro capítulos y una serie de anexos. El primero incluye las disposiciones generales que afectan a los consiguientes capítulos. El siguiente capítulo regula el buceo profesional, seguido por el de buceo recreativo y acaba en unas disposiciones complementarias..

¿Por qué estas dos actividades requieren de la aplicación normas de seguridad diferentes?

 Tal vez la respuesta más sencilla sea un tanto filosófica: La diferencia está en cuál es el fin de la inmersión: para un buceador recreativo la inmersión es el fin en sí misma; para un buzo profesional la inmersión es el medio que le permite realizar un trabajo.

Analizando esta sencilla respuesta uno puede adivinar las consecuencias de esta diferencia fundamental. Un buceador recreativo solo tiene que preocuparse de los riesgos derivados de su inmersión, mientras que un buzo no solo ha de preocuparse de los riesgos derivados de su inmersión sino también de los riesgos de los trabajos que va a desempeñar. Es fácil comprender pues, que las normas de seguridad deben ser distintas entre el buceo recreativo y el buceo profesional y que para este último han de ser mucho más exigentes en cuanto a capacitación de los buzos, equipos de buceo y la consecuente burocracia.

Bien, pero ¿se deben considerar las limpiezas de fondos llevadas a cabo por voluntarios como buceo profesional o buceo recreativo?

La normativa antes mencionada es clara al respecto. En su artículo 1 nos refiere al Anexo I para la búsqueda de definiciones. En este anexo encontramos la definición para buceo profesional como:

Toda aquella incursión en medio hiperbárico que deriva de una actividad profesional o laboral, con ánimo de lucro o no.

 Y define como el buceo recreativo como:

Toda aquella incursión en medio hiperbárico que deriva de una actividad lúdica, de competición o recreo.

Resulta obvio pues que las limpiezas de fondos quedan encuadradas dentro de la definición de buceo profesional puesto que se llevan a cabo labores o trabajos sin ánimo de lucro que ni son lúdicas, ni de competición ni de recreo.

Ahora, aun así, con la presencia de buzos con titulación profesional, ¿podrían buceadores recreativos formar parte de equipos de limpieza?

La norma también es clara en distintos capítulos a este respecto:

Capítulo I Articulo 2 Empresas de buceo profesional, escuelas, centros turísticos de buceo y centros de buceo.

Será obligación de las empresas de buceo, clubes de buceo, centros turísticos de buceo, escuelas y en general toda entidad pública o privada a excepción de la militar, que ejercite alguna actividad en la que se someta a personas a un medio hiperbárico:

 Comprobar que los buceadores tienen la titulación y capacitación adecuada y necesaria de acuerdo con la exposición hiperbárica a la que se van a someter. 

  1. Quedando claro que la norma exige a estas entidades comprobar que la titulación y la capacitación del buceador estén acordes con la exposición hiperbárica y la actividad de la que deriva. Aunque la normativa también redunda en este requerimiento en:

Capítulo II Artículo 11 Empresas de buceo profesional

 Las inmersiones para trabajos submarinos se efectuarán de acuerdo a lo especificado en las técnicas de buceo profesional

 Será obligación de las empresas que ejerciten alguna actividad de buceo: 

  1. Comprobar que los buceadores tiene la titulación correspondiente con la profundidad y el trabajo a realizar, según la normativa vigente.

 

Conclusiones

Especificando, la obligación de la empresa es asegurarse de que los buceadores tienen la titulación acorde no solo por la exposición al medio hiperbárico, sino con el trabajo a realizar. Esto excluye cualquier titulación de buceo recreativo puesto que éstas no capacitan ni a planificar, ni a efectuar trabajos subacuáticos.

Además de lo que dice la Orden Ministerial 97, existen otros aspectos legales en los que no profundizaré como son la aplicación de la ley de Prevención de Riesgos Laborales 1995, coberturas de seguros, requisitos para las autorizaciones, que indican que estas actividades se llevan a cabo de manera alegal aunque no son tan rotundas por el vacío legal que tiene la figura del voluntariado en España.

Es por todo esto que podemos afirmar categóricamente que sí, las limpiezas de fondos con voluntarios son intrusismo profesional. En España, el sector del buceo profesional sufre un constante menosprecio tanto por parte de la Administración como de los sectores aledaños. Que se lleven a cabo estas limpiezas de fondos por todo el territorio con lo que todo ello implica es solo una muestra más de este menosprecio al sector.

Miguel Monforte, Buzo Profesional y Empresario. (España)

 

“Esta actividad debe cumplir igualmente con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales aunque sea de voluntariado”

Ivan Ciudad Valls

Desde el punto de vista de la Prevención de Riesgos Laborales es necesario que estas actividades se realicen bajo el amparo de una relación laboral o incluso mercantil. La dejadez de las administraciones y organismos pertinentes en la limpieza y mantenimiento de las instalaciones de su competencia, es un mal histórico y más cuando no es visible por el ciudadano, aplicando la máxima de “lo que no se ve, no existe”.

En cualquier caso, a mi juicio, se trata de una tarea que debe ser realizada por profesionales cumpliendo con todas las medidas de seguridad y salud aplicables en las normativas pertinentes.

Aún así, en el caso de estas limpiezas voluntarias, a parte de la exigencia de un seguro individual o colectivo por parte del organizador, se deben tener presentes otras cuestiones:

  • La empresa organizadora debe cumplir con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales hacia sus trabajadores y en concreto hacia aquellos que participen en la limpieza y ésta, aunque sea una actividad extraordinaria para la empresa, deberá contar, entre otras, con la evaluación de riesgos pertinente, las medidas preventivas, su planificación y la formación e información oportuna, sin olvidarnos del plan de emergencias aplicable.

  • A nivel colectivo, la empresa organizadora del evento debería realizar un plan de autoprotección con un contenido mínimo que cubra las posibles contingencias que puedan derivarse tanto de la actividad recreativa como de la gestión y retirada de los residuos, ya que es posible encontrar residuos peligrosos.

  • Otro punto destacable es la coordinación de actividades empresariales entre la propiedad con la empresa organizadora y viceversa, así como con otras empresas, organismos u administraciones presente durante la jornada.

Así pues, creo que todos tenemos la responsabilidad ética y moral de mantener limpios mares y océanos, pero considero que la limpieza de los fondos es una responsabilidad pública que debe dejarse en manos de profesionales.

Ivan Ciudad Valls, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales y Director Técnico de ICCESAL

“Cargábamos un globo, lo subíamos y lo enganchábamos a una grúa. Habíamos quitado trabajo a buzos profesionales”

Juan Martín Avilés

Con mucha frecuencia participo en limpiezas submarinas en mar abierto y costas. Da la casualidad que recientemente participé en una limpieza, cuya foto tengo en mi perfil de Facebook. Por ello creo que estoy autorizado a opinar.

En una ocasión fui a una dársena de un puerto para una limpieza. No lo pensé. Otra limpieza más, hay que ayudar. Durante la limpieza, dentro de la dársena, me di cuenta de lo que estaba haciendo, usando un globo de grandes dimensiones, de mucho más de 150 kilogramos de elevación.

Durante la limpieza cargábamos el globo a tope, lo subíamos y enganchábamos a una grúa en superficie y otra vez para abajo con el globo a seguir sacando basura una y otra vez.

Estábamos trabajando debajo de los barcos fondeados, con basura muy pesada que, junto al globo, tenía un peso considerable.

Una persona que realizaba el trabajo de la grúa en el muelle nos dio a los voluntarios una botella de acero de aire sin regulador específico para el globo. Nadie quería cogerla. Y yo también la rechazó, ya que siempre buceo con una botella frontal que debe ser de aluminio. Esta fue la que usé para llenar el globo. ¡Manda cojones usar nitrox 32 para llenar el globo!

Yo no paraba de darle vueltas a la cabeza. Me decía ¿qué estás haciendo?, estás buceando dentro de un puerto, entre barcos fondeados, trabajando con grandes pesos.

Salí muy avergonzado conmigo mismo, muy muy avergonzado. Lo que había hecho, lo que habíamos hecho fue puro trabajo de buzo profesional.

Una vez fuera del agua me di cuenta de que habíamos quitado trabajo a buzos profesionales, ¡una vergüenza!

Hablé con los participantes y hablé con los organizadores. Les expuse el tema y por supuesto les dije que una y no más. Aún me lo reprocho a mí mismo el hecho de no haber parado de hacer aquella labor, a pesar de haber pasado ya dos.

Nadie que me conozca puede cuestionar mi compromiso con la defensa y protección del medio ambiente, especialmente de los fondos marinos.

En conclusión, sí es intrusismo profesional. En las limpiezas se les quita trabajo a buzos profesionales, cuando se saca basura dentro de la dársena de un puerto. Debiera de estar prohibido. ¡Es una vergüenza!

Un puerto tiene un presupuesto anual. La autoridad portuaria debe contratar buzos profesionales para limpiar y dragar el fondo de un puerto. Si no encuentra buzos es porque el sueldo es precario. Están encontrando en la buena voluntad de los buceadores recreativos que no razonan lo que hacen, mano de obra gratis.

Juan Martín Avilés. Buceador Deportivo (DiveMaster y Buceo Técnico- Trimix y Oxígeno)

 

“En las limpiezas opino que no hay intrusismo, pero es necesario contar con profesionales”

Zebensui Riquelme

Desde hace décadas el voluntariado mide el nivel civismo de una sociedad, es cotidiano ver como otros sectores es muy común la presencia del mismo y a la vez, igual de controvertida su presencia.

Mi experiencia en otro sector con el tema del voluntariado es dilatada, tanto como representante sindical y como profesional, son ya más de 27 años en la lucha y el resultado siempre ha sido el mismo: nada. Algunas veces peor que nada, hemos perdido prestigio y se nos ha vilipendiado en los medios, llamándonos peseteros, insolidarios, egoístas y muchas cosas más….

El voluntariado a día de hoy está muy bien visto, oportunidad que los políticos no dejan pasar, los utilizan para sus campañas, se sacan las fotos en los actos y les entregan medallas y reconocimientos olvidando que en todas las actuaciones en las que ellos aparecen, siempre hay un profesional detrás haciendo el trabajo.

Con lo que respecta a las limpiezas de puertos y playas, funciona de la siguiente manera: un colectivo, asociación o grupo de amigos propone una limpieza de playa o puerto a la administración competente, ya sea pública o privada. Ésta ve la oportunidad de salir en prensa y hacer publicidad, lo mismo ocurre con el político (concejal, consejero, Alcalde…). Además, consigue un objetivo a un bajo coste y en poco tiempo.

En el mejor de los casos activan un seguro colectivo para cubrir el evento, pero los organizadores están en la obligación de pedir seguros y títulos de buceo a todos los participantes, otra cosa es que lo hagan.

Que no falte la paella y la cerveza, en los municipios más estirados incluso llegan a dar una camiseta de recuerdo y de las que nunca te toca tu talla.

Estamos inmersos en una campana mundial contra la contaminación de los mares, los  microplástico y su incorporación a la cadena alimentaria nos preocupa. Todos ellos, son motivos fantásticos para demostrar la implicación de las administraciones en hacer “grandes esfuerzos” en cambiar en panorama actual de destrucción planetaria.

¿Es intrusismo profesional?, pues seguramente no, ¿Por qué?, pues no ha remuneración económica ni en especies que perciban las personas que participan en la misma. Esto se denunció a través de juzgados y en la inspección de trabajo en ambas demandas fueron desestimadas por no tener fundamento. Las denuncias fueron interpuestas contra colectivos voluntarios que realizan sus actuaciones todo el año y no de manera esporádica como son las limpiezas de playas.

Esta actividad se realiza de forma esporádica en la temporada estival, no es un trabajo continuo que se repita en el tiempo, aunque algunas playas las limpian veinte veces en un verano y otras ni las tocan, será por lo vistoso que es para el turista, bañista, ver que su municipio se preocupa de la limpieza de sus fondos, ¡qué bien quedan los políticos!

El sector del Buceo Profesional

El sector está en momentos bajos, donde falta trabajo para todos, pero la búsqueda de nuevas oportunidades, ha de ser con fundamento. Una limpieza de playa de medio día no creo que aporte grandes beneficios, a no ser en casos determinados donde existan grandes concentraciones de basuras. En éstos últimos se llegan a cerrar playas por la gran cantidad de basura o puede haber denuncias medioambientales y es entonces cuando se recurre a profesionales. Pero si no es por un mal mayor, olvidémonos de que aquí hay negocio; si nadie lo quiere limpiar, ahí se queda la basura porque nadie lo ve desde superficie.

Otra posibilidad es concienciar a las administraciones que es necesario al menos una pareja o varias de profesionales, en función de la cantidad de gente que participa, para garantizar la seguridad de los eventos, para mover grandes objetos como ruedas o artes de pesca abandonadas, entre otras cosas, y en las que es necesario el uso de globos hidrostáticos. En este caso, sí que veo una oportunidad de entrar con un fundamento defendible ante los organizadores.

Zebensui Riquelme. Buceador de Media Profundidad (España)

 

“Me parece una irresponsabilidad y un claro ejemplo de intrusismo”

Jorge Pérez Blanco, buzo profesional

La titulación de buceo deportivo no contempla en ningún momento la realización de actividades relacionadas con la limpieza de fondos marinos. Así se recoge en su normativa, que, aunque muchos lo desconozcan, la tiene.

El buceo está contemplado claramente como una actividad de riesgo, tanto por las administraciones, aseguradoras, entidades financieras, organismos oficiales y empresariales. No creo una limpieza del fondo de un puerto se pueda comparar con otras actividades de concienciación medioambiental como recoger papeles en el campo o latas de los arcenes de las carreteras.

Si lo que de verdad se pretende es mantener los fondos de los puertos limpios, conociendo ya de antemano que están llenos de porquería, es un despropósito por parte de una administración pretender que unos buzos deportivos, militares o de cuerpos de seguridad del estado les limpien los fondos gratis una vez al año, como parece que se está empezando a hacer .

No existe por otro lado ningún plan de prevención, solo un seguro deportivo que dudo que cubra cualquier accidente o incidencia .

Para mí es un claro ejemplo de intrusismo laboral, a la vez que una irregularidad administrativa y un despropósito ecológico.

Jorge Pérez Blanco, Buzo Profesional (España)

 

“Estos Eventos son de Dudosa Legalidad”

José Antonio Barberá. Buzo Profesional (España)

Las leyes que regulan este tipo de acciones son amplias y complejas porque además parten de diferentes Administraciones.

En una de éstas, la Ley 45/2015 sobre voluntariado, dice en su preámbulo: “Por otra parte, la Ley impide que la acción voluntaria organizada sea causa justificativa de la extinción de contratos de trabajo por cuenta ajena tanto en el sector público como en el privado, con independencia de la modalidad contractual utilizada, o que pueda sustituir a las Administraciones públicas en funciones o servicios públicos a cuya prestación estén obligadas por ley”.

Precisamente uno de los aspectos que quiere evitar esta ley es que se camufle el intrusismo profesional e impedir que las administraciones incumplan con sus obligaciones de servicios.

Estos eventos son por tanto de dudosa legalidad y totalmente vergonzoso que en ellos veamos participando a diferentes administraciones públicas e incluso Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que se supone que vela por el cumplimiento de la legalidad.

A propósito de este planteamiento se me ocurre proponerles a los implicados que se queden un par de meses en casa porqué hay voluntarios realizando su labor: ¡Así nos sentimos nosotros los buzos profesionales cuando vemos esto!

Por otra parte, me parece una usurpación de una labor profesional regulada y que exige una titulación determinada. Es decir, muchos de estos voluntarios no tienen la correcta titulación para participar en algunas de estas actividades.

Un palo más a nuestro sector, que intenta mejorar y actualizarse, pero que las administraciones solo ponen una traba detrás de otra. Ciertamente hay grandes empresas sin interés en realizar este tipo de trabajos, pero también hay empresas y familias que dentro de su modestia viven de estos pequeños trabajos, pero la ley y el sector no por pequeñas les exime de cumplir con sus obligaciones.

Añadir también que creo que las organizaciones del nuestro colectivo se deberían movilizar ante estos casos.

José Antonio Barberá, Buzo Profesional (España)

*NOTA: Las Opiniones se publicarán a lo largo de los próximos días con la progresiva participación del colectivo afectado por esta problemática

Podría interesarte