Los sindicatos respaldan las demandas del sector con datos sobre siniestralidad

104
Benito Montalbán Soto, representante de CC.OO, junto a la Mari Carmen Moreno Pérez, alcadesa de Águilas (Murcia) y a la diputada del PSOE Marisol Sánchez Jodar

Los sindicatos respaldan las demandas del sector con datos sobre siniestralidad

Comisiones Obreras (CC.OO.) ha sido una de las formaciones sindicales más activas durante la ronda de reuniones con los diferentes grupos parlamentarios para trasladar la situación actual del colectivo y clarificar la necesidad de incrementar el coeficiente corrector propuesto. La agrupación mantuvo conversaciones con las principales fuerzas políticas tanto en el Congreso como en el Senado, en las que se les propuso comparecer en la Comisión del Congreso donde se debatió sobre el proyecto de Ley de Pesca.

Con el fin de apoyar todos los argumentos expuestos en diferentes foros de debate y medios de comunicación, CC.OO. se ha centrado en preparar documentación refrendada por expertos en cada una de las materias, que respaldasen sus demandas. El documento más relevante es el informe médico elaborado con los servicios médicos el Instituto Social de la Marina (ISM), con datos históricos de siniestralidad y salud laboral en el sector del buceo, que indican la alta siniestralidad laboral, los riesgos de la profesión y la exposición a un importante número de enfermedades que afectan a los profesionales y están provocando incapacidades en el colectivo.

“Representantes del Pacto de Toledo nos pidieron documentación que avalara los argumentos expuestos en las reuniones”

“En una de nuestras reuniones con representantes del Pacto de Toledo, se nos recomendó aportar datos por escrito de siniestralidad laboral y enfermedades profesionales, que refrendasen todo aquello que veníamos exponiendo y que sirviera para la defensa y el apoyo al incremento del coeficiente reductor. Es por eso que hemos elaborado y entregado a los grupos políticos un amplio dossier que incluye un estudio de siniestralidad aportado por Serafín Balanza Galindo, médico titular del Instituto Social de la Marina en Cartagena (Murcia). A la vista de los alarmantes datos que presenta dicho informe (cuyo resumen se recoge en la siguiente página), creemos que el 0,15 por ciento propuesto queda totalmente alejado de la realidad y creemos que no solo se debería adoptar el mayor coeficiente posible, sino también establecer alguna otra medida que palíe los devastadores daños que ocasiona el buceo profesional a la salud de los trabajadores”, argumenta Benito Montalbán Soto, afiliado de Comisiones Obreras y uno de los buzos acuícolas más activos en esta reivindicación.

Al igual que la totalidad de los grupos organizados en la industria del buceo y las voces que de manera independiente se alzan dentro del colectivo, CC.OO. insiste en la importancia de que esta reforma tenga carácter retroactivo y que se consideren los años de trabajo como buzo profesional, que decenas de trabajadores acumulan en España. Sin esta consideración, explica el sindicato, “la reforma perdería sentido y dejaría al margen a todos aquellos buzos que han dado origen a esta lucha con el objetivo de alcanzar una medida que es justa y necesaria para dignificar la profesión”.

“La reforma perdería sentido si no tuviese  carácter retroactivo, pues dejaría fuera  a decenas de buzos que llevan años de sacrificio laboral”

CC.OO. confiesa que la sensación tras los últimos meses de trabajo es más que positiva, ya que todos los grupos políticos han mostrado su compromiso en favor de la demanda y han sido permeables ante los argumentos expuestos.

“Tenemos fuertes esperanzas en que el coeficiente se incremente y este capítulo lo podamos cerrar con éxito para el buen desarrollo de nuestra profesión. Por último, también creemos que es el momento de unir fuerzas dentro del sector y pedir a los buzos que apoyen a los sindicatos desde dentro; la organización a través de estos colectivos son una herramienta útil para que los trabajadores se hagan escuchar y en el caso de los buzos profesionales, tenemos que seguir solucionando otras demandas de urgencia para el sector”, concluye Benito Montalbán.

Alto riesgo de contraer patologías prematuras

En el informe médico aportado a Comisiones Obreras por Serafín Balanza, se aprecia que más del 24 por ciento de los casos de invalidez registrados entre 2014 y 2020 entre los trabajadores del régimen especial del mar de la Seguridad Social, son buzos profesionales, un dato que llama la atención cuando este colectivo solo representa el 15,2% del total de los trabajadores. La incidencia acumulada de incapacidad es de 230,7 casos por cada 1000 buceadores en siete años, siendo de 130,1 casos por cada 1000 trabajadores, en el resto de trabajadores del mar. En conclusión, el riesgo de sufrir una patología invalidante es el doble en buceadores profesionales, si tomamos como referencia al resto del colectivo de trabajadores del mar, formado por pescadores, marinos mercantes, marineros de servicios portuarios y profesionales de acuicultura, que ya se benefician de coeficientes reductores.

El documento expone que la edad media de los buceadores con patología invalidantes es de 33,7 años, con unos rangos de valores que oscilan entre los 25 años el más joven y 53 años el mayor. Comparando estos datos con los recogidos en la tesis doctoral del propio Serafín Balanza (Universidad de La laguna 1994), donde una revisión de invalidez en trabajadores del mar, situaba la edad media en 50,6 años, se puede concluir que la invalidez en este colectivo se da en edades muy tempranas, justificado por la dureza del trabajo y por la necesidad de estar en un estado físico y de salud perfectos.

Por tanto, la experiencia acumulada de los buceadores que inician un expediente de invalidez es muy baja, 9,6 años de media  en la profesión y con un rango de valores que oscilan entre 1 año el menor y 24 años el mayor.

Como último dato significativo del breve resumen del informe en este artículo, el documento revela que el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo solo considera enfermedad profesional las osteonecrosis disbárica y la enfermedad descompresiva, cuando existen estudios que demuestran que estas contingencias suponen un bajo porcentaje, frente a otras patologías como las otorrinolaringológicas, osteomusculares o enfermedades psiquiátricas que demostradamente afectan en mayor medida a los profesionales subacuáticos, algunas de ellas de manera crónica.

Tienes que leer

Podría interesarte