«Trabajaremos para que el índice del coeficiente corrector pueda incrementarse y satisfacer los intereses del colectivo”

103
Juan María Vázquez Rojas, senador por Murcia del Partido Popular

Incrementar el índice del coeficiente corrector para los buzos

En octubre de 2021, el grupo popular presentó una moción en la Comisión de Trabajo, Seguridad Social y Migraciones celebrada en el Senado, en la que instaba al Gobierno a adoptar una serie de medidas sobre el buceo profesional en España. Las revisiones del coeficiente corrector (o reductor) para la jubilación, el cuadro de enfermedades profesionales, así como otras cuestiones relacionadas con la salud y seguridad, fueron debatidas en la cámara y respaldadas con unanimidad por el resto de partidos representados en ella.

El senador por la Región de Murcia, Juan María Vázquez Rojas, fue el encargado de exponer en  la cámara alta la situación de “peligrosidad a la que están expuestos los trabajadores del sector”. Desde aquella jornada de debate, parece que el proceso para las mejoras en el sector ha acortado los plazos y la inclusión del coeficiente reductor en el anteproyecto de Pesca sostenible, ha supuesto un punto de inflexión en los años de lucha de los buzos profesionales para la defensa de sus derechos laborales.

SubaQuatica Magazine ha querido entrevistar nuevamente al senador murciano para conocer más sobre el proceso legislativo por el que pasará el texto del anteproyecto, así como por su opinión acerca de estas novedades que acaparan la atención de los profesionales del buceo en las últimas semanas.

 

P – ¿Cómo han acogido usted y su grupo la noticia de la inclusión del coeficiente reductor en el anteproyecto de ley?

R- Es una gran noticia para el sector y también para nuestra agrupación. Para el Grupo Popular es una de las grandes satisfacciones de esta legislatura, ya que se trata de un colectivo pequeño al que hay que apoyar y nuestro compromiso con éste ha sido total desde el principio. Tengo que decir, además, que la inclusión del coeficiente corrector en la Ley de Pesca Sostenible me produce una satisfacción a nivel personal, porque conozco de primera mano la situación de los buzos profesionales y estoy muy sensibilizado con ella.

Nuestro grupo parlamentario trabajó duro para llevar al Senado las mejoras que, con urgencia, necesita el colectivo de buzos profesionales. Desde el principio, mis compañeros y yo, mostramos una especial sensibilidad con este asunto, ya que estamos hablando de cuestiones relacionadas con su seguridad y sus condiciones laborales. Para nosotros fue muy gratificante el exitoso resultado de aquella sesión en la cámara, en la que todos los grupos parlamentarios votaron a favor de las mociones presentadas y todos ellos se están alineando con la causa.

En conclusión, es una gran noticia para el sector y también para el grupo popular.

¿Cuál es su valoración de la situación a nivel legislativo?

Estamos en un momento clave y esperanzador para los intereses de los buzos profesionales. Es de gran importancia que la aplicación del coeficiente corrector se incluya en una iniciativa legislativa, es decir, por primera vez aparecen en un texto en forma de Ley.

La inclusión del coeficiente en este documento es un claro reconocimiento para el colectivo. Por primera vez queda de manifiesto que el colectivo reúne las condiciones para que se le aplique el coeficiente.

Por otro lado, es importante que el Gobierno  haya trasladado un acuerdo, como este de la cámara alta, a una iniciativa legislativa con bastante premura. Hay que tener en cuenta que en la primera versión de este anteproyecto, publicada solo unos meses antes, no aparecía el artículo donde se pretende reformar la Ley 45/2015 para el reconocimiento del coeficiente corrector.

“El primer gran paso era conseguir el derecho al coeficiente corrector; ahora comienza un periodo de trabajo y debate en las cámaras para mejorar lo recogido en el anteproyecto”

Dentro del sector ha llamado la atención que el coeficiente haya sido recogido en una ley de pesca sostenible ¿Cuál es la explicación?

Se trata de una disposición adicional que no se integra en el cuerpo principal de la Ley, pero es una práctica que entra dentro de la normalidad. Hay que tener en cuenta que los artículos tienen importancia en sí mismos y el mismo impacto, con independencia del título de la Ley donde se incluyan.

¿Cree que el 0,15 es un índice que se ajusta a las necesidades del colectivo?

Rotundamente no. Si bien es cierto que la parte positiva son los cambios legislativos anteriormente descritos, con lo que nosotros no estamos de acuerdo es con el índice propuesto. Nos parece insuficiente.

Conozco muy bien la situación laboral de los buzos profesionales y desde un punto de vista muy personal, me parece que deben recibir el máximo. Pero es cierto que hay que hay que buscar un equilibrio entre lo que es justo y las posibilidades reales. Desde un punto de vista personal, creo que no debería ser menor de 0,30, pero esto es una apreciación de Juan María Vázquez. Lo que está claro es que un 0,15 es insuficiente.

Pero ya tenemos un tangible. Es más fácil modificar el coeficiente una vez que ya lo tenemos en el anteproyecto, a lograr que se reconozca ese derecho y esto último ya lo tenemos. Estamos en el camino.

Juan María Vázquez Rojas, senador por Murcia del Partido Popular

Entonces ¿Hay posibilidades reales de incrementar ese índice inicial del 0,15 propuesto en el anteproyecto? ¿Cuál es el camino a seguir?

Sin ninguna duda, hay posibilidades. Como decía, el primer gran paso ya lo hemos dado, que ha sido lograr que los buzos profesionales tengan esta consideración y el debate está en la cámara.

Una vez registrado el anteproyecto de Ley en el Congreso, a continuación se abre un periodo de debate de las enmiendas presentadas por los grupos para las mejoras al texto. El debate pasará por la comisión encargada de los asuntos de Pesca, por el Congreso y por el Senado, y es por eso que la prioridad es que los grupos con participación en las cámaras puedan evaluar el caso con el máximo de información posible sobre la situación real de los buzos profesionales.

Por tanto, serán meses de mucho trabajo donde se deberán limar los aspectos más importantes recogidos en el anteproyecto, como por ejemplo el índice que se aplicará al coeficiente reductor o, por otro lado, el posible carácter retroactivo de la norma, cuestión que preocupa mucho a los buzos.

Personalmente, soy optimista y creo que los grupos políticos van a entender la situación de los buzos y, con ello, podremos mejorar la situación con respecto a su jubilación. Las cámaras están para debatir y llevar a buen puerto las necesidades de la ciudadanía. Ahora todo dependerá del consenso entre los diferentes grupos políticos.

El colectivo lleva años demandando la aplicación del coeficiente reductor y, ahora, existe la incertidumbre acerca del tiempo que puede demorar la resolución final ¿Cuál es su visión al respecto?

Después del mes de octubre en que se celebró la sesión de la Comisión de Trabajo, Seguridad Social y Migraciones donde llevamos el caso de los buzos profesionales, mi sensación fue que el tema se enfrió y solo unos meses después, se incluyó el coeficiente en el anteproyecto.

Cuando la moción salió adelante por unanimidad, se envió directamente a los ministerios correspondientes y todo apunta a que existe interés por dar respuesta al colectivo. Sabemos que aquella propuesta de nuestro grupo ha contribuido mucho en la inclusión del coeficiente en el anteproyecto, pero el apoyo de la totalidad de grupos parlamentarios que  la secundaron ha ejercido mucha fuerza para llegar hasta donde estamos ahora.

Sobre los plazos, ya sabemos que es difícil dar fechas, pero todo parece ir bastante rápido y espero que podamos tener novedades a medida que vayan transcurriendo los próximos meses, sobre todo en relación al debate sobre las enmiendas que se presenten en la cámara.

Además de los coeficientes correctores, su agrupación planteó en la Comisión celebrada en octubre de 2021 diferentes asuntos relacionados con la seguridad y salud de los buzos ¿existen algunas novedades al respecto?

Efectivamente, en aquella sesión se propusieron cuestiones como la revisión del cuadro de enfermedades profesionales; del Real Decreto 550/2020 que regula el buceo en aguas marítimas,  con el que los buzos se muestran disconformes o la creación de un censo actualizado de los buceadores profesionales en España.

El pasado mes de abril, el Gobierno remitió a nuestra agrupación las respuestas sobre algunas de estas cuestiones. En su mayoría son respuestas poco aclaratorias o que se limitan a exponer la situación de los buzos profesionales, sin arrojar luz o resolver estas cuestiones, por lo que seguiremos insistiendo para obtener una respuesta más clara al respecto.

Si las preguntas no son resueltas dentro de los plazos establecidos, la llevaremos al Parlamento para que sea resuelta de manera oral. Si con este procedimiento no obtenernos resultados, exigiremos al ministro competente o al secretario de Estado a dar respuesta en sede parlamentaria.

Podría interesarte