Encontrados al menos 58 barcos naufragados de épocas griega, romana y bizantina en las islas de Fournos (Grecia)

444
FOTO: Vasilis Mentogianis / RPM Nautical Foundation

Grandes hallazgos arqueológicos en Fournos (Grecia)

Desde que en 2015 un equipo internacional comenzará el proyecto submarino, el archipiélago de Fournos, situado al este del Egeo, ha resultado ser una auténtica mina de antigüedades.

El estrecho margen entre las islas circundantes con profundidades muy rocosas, ha sacado a la luz una de las concentraciones de naufragios más grandes del mundo.

Restos de barcos antiguos donde según las teorías del equipo de arqueólogos, naufragaron víctimas de tormentas repentinas en una zona rodeada de rocosos acantilados. Muchos de esos barcos transportaban cargamentos, productos alimenticios en una ruta que conectaba el Egeo en una ruta comercial que aún se utilizaba en el siglo XX.

Peter Campbell, de la Fundación Náutica RPM, arqueólogo submarino y codirector del proyecto Fournos, presentó los hallazgos como un auténtico tesoro. “Es difícil describir la emoción, fue simplemente increíble. Sabíamos que habíamos tropezado con algo que cambiaría los libros de historia “, y remarcó la importancia de estos. “Probablemente estamos ante uno de los principales descubrimientos arqueológicos del siglo, ya que ahora tenemos una nueva historia que contar sobre una ruta de navegación que conectaba el antiguo Mediterráneo”, dijo Campbell a Reuters.

La fundación está colaborando en el proyecto con la èfors de Antigüedades Subacuáticas de Grecia, que se encarga de la investigación.

De los 22 hallazgos con las que comenzaron en 2015, han pasado a la cifra actual de 58, y el equipo cree que aún hay más secretos en el fondo marino.

Los buques y su contenido muestran una imagen de barcos que transportaban mercancías en rutas desde el Mar Negro, Grecia, Asia Menor, Italia, España, Sicilia, Chipre, el Levante, Egipto y el norte de África.

El equipo ha recaudado más de 300 antigüedades de los naufragios, en particular ánforas, que dan a los arqueólogos una inédita visión de las mercancías que se transportaban por todo el Mediterráneo.

 

Ánforas de vino, aceite, salsa de pescado y miel en Fournos

“El noventa por ciento de los naufragios que encontramos en el archipiélago de Fournos llevaban un cargamento de ánforas”.

“Las ánforas eran recipientes utilizados principalmente para el transporte de líquidos y semilíquidos en la antigüedad, por lo que los productos que se transportaban eran principalmente vino, aceite, salsas de pescado, tal vez miel”, dijo el arqueólogo y director del proyecto de Fournos, George Koutsouflakis, del èfors de Antigüedades Subacuáticas. La salsa de pescado de la región del Mar Negro era un producto caro en la antigüedad, según Koutsouflakis.

Los arqueólogos se entusiasmaron especialmente con las ánforas que encontraron procedentes del mar Negro y del norte de África, y de naufragios de la época romana tardía, ya que es raro encontrar cargamentos de estas regiones intactas en naufragios en el Egeo , dijo Koutsouflakis.

El mal tiempo es la explicación más probable del hundimiento de los barcos en la misma área, dijo. La región experimenta muchas rachas repentinas y violentas de viento y abundan las costas rocosas.

Fournos era un punto de parada para que los barcos pasaron la noche durante su viaje.

“Debido al hecho de que hay pasajes estrechos entre las islas, y una gran cantidad de golfos y vientos descendentes desde las montañas, se crean tormentas de viento repentinas”. George Koutsouflakis, del èfors de Antigüedades Subacuáticas

“No es una coincidencia que se haya encontrado un gran número de naufragios en esos pasajes … Si hay un cambio repentino en la dirección del viento, y si el capitán era de otra área y no estaba familiarizado con las peculiaridades del clima local, es fácil que perdiera el control de la nave y cayeron sobre las rocas “, dijo Koutsouflakis.

En tiempos posteriores, Fournos fue considerado un refugio para piratas, dijo Campbell. A los piratas les atraía la zona por el abundante flujo de embarcaciones cargadas de mercancías ricas. Aunque se creía que el clima era la razón principal de los hundimientos, la piratería podría haber contribuido en algunos casos, dijo.

El estado de los barcos naufragados es variado. Algunos están bien conservados, mientras que otros están hechos añicos después de que los barcos se estrellaron contra las rocas.

“Tenemos naufragios que son completamente vírgenes. Sentimos que fuimos los primeros en encontrarlos, pero están en aguas muy profundas, a una profundidad de 60 metros. En general, a partir de 40 metros, tenemos restos en buenas condiciones. Todo lo que esté por encima de 40 metros “ha perdido su consistencia o ha sido muy saqueado en el pasado”, dijo Koutsouflakis.

El equipo de investigación descubrió los barcos naufragados gracias a avistamientos de buzos y pescadores locales.

Fournos se compone de 20 islas pequeñas, islotes y escollos situados entre las islas de Ikaria, Patmos y Samos. La población no llega a más de 1.500 habitantes, residentes en su mayoría en la isla principal de Fournos.

El equipo, que incluye arqueólogos, arquitectos, restauradores y buzos, desea crear un centro de arqueología subacuática en Fournos para estudiantes, así como un museo local para albergar sus hallazgos.

FUENTE: País del Mar y EuroNews

Podría interesarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.