Buzos profesionales explotan ante las irregularidades en las operaciones de estabilización del Willow

1.651
Buzos en SCUBA en el agua y una embarcación de asistencia con el buzo en Stand By sin el equipo preparado.

El Willow se hunde por el temporal

La noticia sobre el hundimiento del antiguo vapor Mississippi Willow en el Puerto de Benalmádena podía haber pasado como un caso más de tantos si no fuese porque un importante número de buzos profesionales han reaccionado ante las imágenes difundidas por los medios de comunicación. En ellas se muestran “claramente”, según el colectivo, graves incumplimientos en las operaciones de estabilización de la embarcación con objeto de recuperar la seguridad de la navegación en el puerto malagueño.

El vídeo “habla por sí solo”

Canal Sur quiso hacerse eco de la noticia y para ello desplazó a un equipo al lugar del incidente. En el reportaje de la cadena pública pueden verse los preparativos de la empresa encargada que aparece en el vídeo, Instituto Andaluz del Buceo Profesional – Centro Buceo Benalmádena, para afrontar la operación, e incluso se entrevista a alguno de sus trabajadores.

Para el espectador no especializado puede tratarse de un hecho peregrino: unos buzos, unos trajes de neopreno, unas lanchas y poco más. Hasta ahí, todo normal. Normal si estuviésemos hablando de otra época pasada. Y es que para el gremio del Buceo Profesional esta situación “clama al cielo”, y más en una etapa donde el sector lucha fuertemente por revertir este tipo de actuaciones en materia de seguridad.

Casi de forma inmediata, los ojos de los buzos profesionales se fijaron en el uso de equipos de buceo autónomo, en dos buzos siendo remolcados por una lancha o en la connivencia de las autoridades portuarias ante cómo se estaban haciendo las cosas.

Reacciones en primera persona

SubaQuatica Magazine ha contactado con Israel Martínez, un buzo profesional que manifestó públicamente en las redes sociales de la emisora autonómica los incumplimientos que la empresa encargada estaba cometiendo en las labores de estabilización.

Israel Martínez, buzo profesional

Israel, natural de Murcia y con 20 años de experiencia en el sector, trabaja actualmente como jefe de equipo para distintas empresas internacionales. Después de una jornada de trabajo en aguas coruñesas, hablamos con él. “Vi el vídeo a través de las redes sociales que compartieron compañeros de profesión y enseguida me di cuenta de que la noticia no estaba en el hundimiento sino en la cantidad de irregularidades que se estaban cometiendo”, nos dijo. “Yo soy supervisor y para mí la seguridad es lo principal, por encima del salario, porque nuestras vidas están en juego. Cada año tenemos que lamentar accidentes de compañeros que no vuelven a casa y por eso es indignante que aún haya empresas que trabajen con sus propias normas, poniendo en peligro la integridad de sus trabajadores”. “Los equipos autónomos en trabajos de buceo profesional están expresamente prohibidos por la nueva normativa y es algo por lo que hemos luchado y que ha costado mucho”. Israel se sorprende, de forma irónica, cuando en el reportaje se menciona que se ha desplegado “un amplio protocolo de seguridad”, cuando “a la vez están apareciendo en las imágenes dos buzos remolcados por una lancha, algo que también está prohibido o cuando el compañero al que entrevista dice que sabe que es peligroso y que llevarán cuidado“. Otro de los detalles que ha destacado el buzo murciano es que “todo se estaba llevando a cabo ante la mirada de un montón de autoridades portuarias, lo que es más grave aún”.

Temporal…y deterioro

El temporal que azotó la costa malagueña las pasadas semanas fue el causante final del hundimiento, si bien es cierto que, tal y como han señalado a esta revista personas vinculadas al Puerto de Benalmádena, la embarcación, que había tenido en su última etapa un uso recreativo y de ocio, se encontraba actualmente en un mal estado de conservación.

SubaQuatica Magazine ha rebuscado en la Red y ha encontrado un vídeo filmado en 2017 donde muestra el estado de la embarcación y el material que ahora está bajo el nivel del mar del Puerto de Benalmádena. El reflotamiento/ salvamento de la embarcación será un acontecimiento a seguir.

Más información

SubaQuatica Magazine publicará en su próximo número más información sobre el caso y más reacciones de profesionales del gremio ante la práctica de determinadas empresas de buceo.

Podría interesarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.