Patronal y Sindicatos dan su opinión sobre el V Convenio de Acuicultura

313
Integrantes de la firma del V Convenio Colectivo de Acuicultura en Madrid el pasado mes de febrero

 

El V Convenio Colectivo de Acuicultura

Como en la mayoría de Convenios y Acuerdos Marco, las negociaciones entre las patronales y las representaciones sindicales son siempre intensas y suelen alargarse en el tiempo hasta que se alcanza un consenso común. El V Convenio Colectivo de Acuicultura Nacional no ha sido una excepción en este sentido. En el número 7 de la revista a papel de SubaQuatica Magazine quisimos recoger el parecer de los agentes sociales que han participado en la negociación del documento, que complementaran la visión de los profesionales del sector que participaron en nuestra encuesta online y que hemos compartido en nuestra web.

 

La Patronal valora el V Convenio Colectivo de Acuicultura

“Consideramos que el conjunto de trabajadores, incluidos los buzos, sale beneficiado con el nuevo Convenio”

Creemos que todas las partes hemos negociado con buena voluntad, atendiendo a las demandas sociales que se han puesto sobre la mesa y que se ha logrado un acuerdo, en líneas generales, positivo para las partes.
Una de las cuestiones más importantes de las planteadas era de índole salarial, relativa a alcanzar los mínimos económicos que tanto el gobierno como los pactos sociales alcanzados habían establecido, que era un sueldo mínimo de 14.000€ anuales, y que entre todas las partes hemos conseguido resolver. De forma paralela, ha habido que resolver otros temas que han ido surgiendo según la actividad ha ido evolucionando.
Sin que las posturas fueran totalmente contrarias en muchos casos, llegar a un punto intermedio que fuera beneficioso para ambas partes era el reto, y creemos que se ha conseguido con la firma de este texto.
En cuanto a la seguridad, que era otro de los temas importantes de la negociación y que desde la patronal entendemos como de primer nivel, creemos que el Convenio no era el marco ideal donde establecer medidas ni cuestiones técnicas, en tanto ya existe una legislación de obligado cumplimiento de carácter estatal. Con la actualización de la Orden Ministerial de 1997, que se encuentra actualmente en fase de tramitación, esperamos que se cumplan las expectativas. Lo que sí hemos querido dejar claro en el documento es que las empresas siempre estamos abiertas a considerar cualquier técnica o sistema de buceo que mejore la seguridad de los trabajadores. Pero tenemos que tener muy en cuenta que en la Acuicultura hay una gran variedad de actuaciones subacuáticas con unas características muy distintas. No se realizan en las mismas condiciones las tareas de mantenimiento diario que las obras a mayor profundidad. Es por eso que creemos que cualquiera de estas aportaciones debe estar suficientemente probada y respaldada por pruebas de campo completas y ajustadas a cada trabajo.
No podemos relacionar a la Acuicultura con un tipo de buceo concreto. En las explotaciones existen trabajos muy diversos y con unas condiciones muy concretas. La revisión de redes y viveros o la recogida de ejemplares muertos, que son tareas cotidianas que se realizan a poca profundidad y en los que se accede a huecos y recovecos, puede precisar de un sistema de buceo distinto al de otros trabajos como la revisión de los fonderos, que ya son a unos 40 metros.
Aunque todas las partes han sido constructivas, finalmente dos de las representaciones sindicales han optado por no firmar el documento. En este sentido nos queda un poco de sabor agridulce, pero creemos que el conjunto de trabajadores, incluidos los buzos, sale beneficiado con este nuevo Convenio. | Javier Ojeda, gerente de la Asociación Empresarial de Acuicultura de España.

La visión de los Sindicatos sobre el V Convenio Colectivo de Acuicultura

“En este Convenio se han recuperado una serie de reivindicaciones históricas”

Desde el Sector de Industria de CC.OO. somos sabedores de que en cualquier negociación colectiva no se pueden conseguir todas las reivindicaciones que se llevan de partida, pero entendemos que el Convenio mejora ostensiblemente la situación del conjunto de trabajadores del sector con respecto a convenios anteriores.
La subida asegurada del 2% anual hasta 2020, independientemente de que el IPC sea más bajo, y de la revisión de la parte que pueda superar ese 2% en caso de que el índice sea mayor es todo un avance en materia económica. También valoramos como positivos otros puntos de carácter laboral que se han conseguido. Es el caso de que el 75% de las plantillas de las empresas tengan que tener un contrato indefinido, en lugar del 70% que se había dispuesto hasta ahora. O de la reducción de jornada laboral en 16 horas anuales durante la vigencia del mismo, lo que dejará un total de 1760 horas, que era una reivindicación histórica. Igualmente, se ha conseguido regular la remuneración de los festivos en los contratos sometidos a turnos, así como las prestaciones en caso de incapacidad temporal derivadas de accidente de trabajo y enfermedad profesional, recuperando cesiones de anteriores convenios.
Con lo que respecta a los buzos, que suponen un 5% del total de las plantillas, hemos conseguido que 1 de cada 4 tenga que ser buzo de primera, con lo que verá aumentada su categoría y mejorarán sus condiciones.
En materia de seguridad, se ha establecido la creación de una comisión de estudio dentro de la Comisión Paritaria para analizar y mejorar la seguridad de los buzos, que deban establecerse en cada empresa. Para ello se contará con expertos, que pueden ser independientes de las partes firmantes, que se encargarán de realizar propuestas que supongan mejoras.
Después del duro proceso negociador, creemos que la postura adoptada por el Sector del Mar de CC.OO. no es la más positiva para sus trabajadores representados. Confiamos en que el Convenio sea publicado en los términos en los que fue firmado y que el recurso interpuesto por ellos quede desestimado para lo que hemos efectuado las alegaciones pertinentes en tiempo y forma. En caso de que el recurso no prospere y el Convenio sea declarado como de eficacia limitada, causaría una desigualdad entre los trabajadores del sector, pues los representados por las partes firmantes quedarán amparados por el nuevo acuerdo y de aquellos trabajadores que voluntariamente lo suscribieran, mientras que los no firmantes mantendrían el Convenio y salarios del año 2017, con lo que no tendrán efecto las mejoras conseguidas. | Francisco Javier Velasco, secretario de organización de FEAGRA-CC.OO.

“Hemos cumplido con el mandato de nuestros trabajadores: no firmar un convenio que es más de lo mismo”

Hasta la fecha ambas federaciones del sindicato hemos participado conjuntamente en las plataformas y en las mesas de negociación. En este último convenio, comenzaron a acelerarse las negociaciones y a acordarse algunos puntos que no representaban e incluso perjudicaban nuestros intereses. Por ejemplo, se negoció un plus de 50€ para jornadas en festivos. Esto podía plantear conflictos en algunas de las empresas donde tenemos más afiliados, pues existen acuerdos internos con los que los trabajadores ya han conseguido importes superiores a esa cantidad . Igualmente, cedimos a no participar en convenios de ámbito regional siempre y cuando la patronal renunciara a negociaciones dentro de las empresas, algo que no consideraron.
Ya en el tercer y cuarto convenio se hicieron muchos esfuerzos y concesiones con respecto a derechos laborales y sociales, así como económicos, en tanto era una época de estrechez y había que apretarse el cinturón (dejaron de percibir los pluses de nocturnidad y turnicidad, por ejemplo). Es cierto que estas medidas consiguieron minimizar los despidos, pero nuestro compromiso no sólo era el de recuperarlas, sino de mejorarlas, dado desde todos los organismos y patronales se nos dice que hemos superado la recesión.
Y ya llegamos al tema que entendemos más sangrante, que es la seguridad de los buzos del sector y en el que habíamos trabajado a conciencia desde el Subsector de Acuicultura. Nosotros exigimos que la normativa de seguridad quedara reflejada en el Convenio, al menos las medidas más esenciales, por mucho que estén recogidas en la OM del 97 a la que nos remite la patronal. Es en estas actividades donde se centra la siniestralidad del sector y se trata de la vida de los trabajadores. Es algo que tendría que ser innegociable por derecho. Este punto fue ya determinante para que desde las asambleas de los centros de trabajo se nos pidiera que no firmásemos el convenio bajo ningún concepto. Sabemos que tanto Industria como UGT representan a trabajadores en cuyos centros apenas hay actividad subacuática y podemos entender que no lo tengan como un tema crucial, pero para nosotros sí, pues por desgracia en los últimos años hemos tenido que lamentar dos fallecimientos e incontables accidentes y/o situaciones de riesgo.
Atendiendo al mandato de nuestros trabajadores, no firmamos el documento como Sector del Mar de CC.OO., aunque a efectos de forma, sí aparece la rúbrica de Comisiones Obreras. Ante esta situación, en primer lugar hicimos constar en el acta este problema y seguidamente elevamos un escrito de impugnación del Convenio ante el Ministerio de Trabajo, para que no se publique o, al menos, se considere de eficacia limitada, mientras resolvemos el problema en el seno del sindicato. | Marcelo Quintela, responsable de FSC Sector del Mar de CC.OO.

“No podíamos retrasar más la firma de un convenio notablemente beneficioso para el sector”

Desde la Secretaría de Alimentación, Bebidas y Tabacos de FICA-UGT recogemos todas las propuestas de nuestros delegados en los distintos centros de trabajo para conformar la plataforma de negociación. Como en muchos otros convenios, procedimos a negociar y conformar una única propuesta conjunta con el sindicato CC.OO., al efecto de ganar unidad de acción.
La valoración general que hacemos de la mayoría de los puntos del acuerdo es positiva. Nuestra firma se ha basado en el cómputo de mejoras que supone el convenio para los trabajadores y trabajadoras del sector, que iban en la misma línea de mejora de hemos ido planteando en acuerdos anteriores.
Las demandas planteadas a la patronal para que no existan salarios inferiores a 14.000€ anuales en el sector, la subida salarial, la mejora de la remuneración de las jornadas en domingos y festivos, así como la reducción de jornada anual hasta 2020, son puntos de suma importancia que se han conseguido. Es cierto que ha habido cuestiones en las que nos ha costado más alcanzar el consenso y otras en las que directamente no lo hemos conseguido, incluso dentro de la plataforma conjunta, como las referentes al colectivo de los buzos. En este sentido, entendemos que el marco idóneo para tratar cuestiones más técnicas sobre seguridad, sobre todo la que afecta directamente al trabajo de los buzos, son los comités de seguridad y salud laboral de las empresas, donde se determinen qué medidas de protección son las adecuadas para cada actividad, en base a los estudios de las comisiones técnicas de prevención y personal especializado. En ningún momento nos hemos mostrado contrarios a las propuestas de seguridad.
Este convenio es un acuerdo marco, que afecta a todas las empresas del sector, independientemente de que cuenten con buzos o no dentro de su plantilla, es por eso que creemos que son temas que se tienen que acordar atendiendo a las particularidades de cada empresa. Aun así, reflejamos en el texto del convenio que, si existían medidas concretas, refrendadas por dichos comités, desde la Comisión no existiría ningún problema en trasladarlo al Convenio.
Desde UGT creemos que la firma se ha desarrollado correctamente, en tiempo y forma, y conforme a los porcentajes de representación social acordados, superando el cincuenta por ciento exigido. La comisión negociadora ha aclarado todas las cuestiones solicitadas por la Oficina de Registro de Convenios Colectivos con respecto al escrito presentado por FSC-CC.OO. y esperamos que el recurso interpuesto no prospere, que el Convenio sea de eficacia general y que los trabajadores y trabajadoras puedan quedar amparados por este nuevo acuerdo y puedan beneficiarse de las mejoras que recoge. | Antonio Muñoz, secretario de Alimentación, Bebidas y Tabacos de FICA-UGT

Podría interesarte