Llamas en el Lago Maracaibo y frecuentes fugas de combustible

1.307
Buzo comercial en el Lago Maracaibo con una fuga de combustible en llamas.

Llamas en el Maracaibo

La pericia de los buzos comerciales en el lago Maracaibo, en Venezuela, pudo sofocar el incendio que se produjo a principios de mes en el lugar.
El lago cuenta con una red de tuberías submarinas que llevan el combustible desde las monoboyas a los tanques de las refinerías. La falta de mantenimiento de una de las líneas de estos conductos, produjo una fuga que acabó con una embarcación pesquera en llamas. La rápida intervención de los buzos evitó un mayor desastre.
Según relatan fuentes locales a este medio de comunicación, el incendio se produjo en el área de Bajo Grande, debido a la filtración de una tubería submarina de 16 pulgadas que llega hasta un puerto de desembarque de combustible.
El líquido inflamable entró en contacto con una chispa producida por el motor de un bote de madera, de pescadores artesanales que faenaban en la zona. El pesquero ardió en pocos minutos y los marineros pudieron ser rescatados sin daños.
Buzos comerciales de una empresa local pudieron sofocar el incendio relativamente rápido, con los medios de los que disponían y que se muestran en las imágenes. Buceando bajo las llamas, el equipo pudo grapar la tubería y acabar con el fuego sobre las aguas que muestra la imagen.
Según algunos buzos venezolanos entrevistados por SubaQuatica Magazine, “la falta de mantenimiento en las líneas submarinas es una constante y las filtraciones suelen producir este tipo de incidentes periódicamente. Además, esto provoca un importante índice de contaminación en estas aguas, a la que están expuestas los buzos locales”, relatan los profesionales.

 

Colectivos venezolanos unidos por la seguridad

Las condiciones de trabajo de los buzos comerciales en Venezuela, “no son las más adecuadas para garantizar su seguridad”. Así opinan los representantes de la Asociación de Buzos Comerciales de Venezuela (ABCV), quienes relatan a esta revista la situación.

En la imagen, el veterano empresario Tony Núñez entrega a Freddy Gil de INEA las Normas y Estándares de Consenso Internacional.

“Los buzos comerciales afrontan a diario operaciones de riesgo sin el equipamiento necesario y con precarios procedimientos de seguridad, que los someten a un peligro constante”, exponen desde el colectivo.
Tony Núñez, miembro asesor de ABCV, mantuvo el día 12 de marzo una reunión con el Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (INEA), en la que entregó las Normas y Estándares de Consenso Internacional para actividades subacuáticas de la Association of Diving Contractors International (ADCI). “El objetivo es poder mejorar las condiciones de los buzos, a través de esta institución venezolana, encargada de la regulación de nuestra actividad”, argumenta Núñez.
Asimismo, la Federación Venezolana de Actividades Subacuáticas (FVAS) también se reunió con el INEA para la reorganización del buceo industrial en el país.

 

 

Podría interesarte