“He sido, soy y seré buzo, pero desde que trabajo con ROVs siento que las operaciones son más seguras”

191

Operaciones subacuáticas con ROVs

Los ROVs (Remote Operated Vehicles) o drones submarinos llegaron a la industria del buceo comercial para quedarse definitivamente. En una primera fase, su uso se veía con cierto recelo. Pero el sector se ha desarrollado a una velocidad de vértigo y ha sabido adaptarse a las necesidades que requieren las operaciones subacuáticas actuales.
En SubaQuatica Magazine ya hemos publicado sobre las ventajas de su aplicación, tanto para aumentar la seguridad como la eficacia de los trabajos. Esta idea cobra aún más fuerza cuando un buzo experimentado, que a su vez es piloto ROV, ha probado de primera mano el trabajo de estos drones en operaciones reales y en todo tipo de condiciones.

Sergio Romero, buzo profesional y piloto ROV

Es el caso de Sergio Romero, buzo comercial español que decidió formarse como piloto hace más de dos años. Desde entonces, ha participado en trabajos con ROVs de distintas clases por todo el mundo y para importantes empresas del sector.

Los drones submarinos nos permiten un control pormenorizado de los trabajos que se están realizando. Supone la ventaja de poder realizar una monitorización constante de este mientras está haciendo su turno de agua.

“Somos buzos y en ocasiones vivimos amarrados al pasado. Creemos que los trabajos subacuáticos son exclusivos de los buzos y somos incapaces de abrir nuestra mente a nuevas tecnologías y nuevos horizontes”, sostiene Romero.
“En España, por ejemplo, es difícil trabajar con ROVs. Y hablo con conocimiento de causa, ya que desde la empresa donde trabajo actualmente, Deep Underwater Works, encontramos mucho reparo por parte de los clientes, e incluso de las administraciones, cuando les planteamos realizar los trabajos con drones submarinos”, continúa.

ROV Innovator de Saipem

Su primer trabajo como piloto lo llevó al Estrecho de Magallanes y la zona suroeste de Chile, con la empresa Mariscope. En pleno invierno austral, realizó trabajos de inspección con los modelos Diavolo III y PeeWee de la matriz alemana. Ese mismo año, tuvo la oportunidad de pilotar dos ROVs de clase V de la compañía SMD, realizando el tendido de cable submarino de telecomunicaciones en el Golfo de Suez, Seychelles y Mombasa. Actualmente, alterna sus servicios como piloto freelance para Saipem, manejando sus ROVs Innovator de clase IV (workclass), con su trabajo como de jefe de operaciones y piloto en la empresa Deep Underwater Works, en Castellón.

El ROV Diavolo de la compañía Mariscope

“Esta experiencia me ha servido para ser totalmente consciente de los beneficios que aportan los ROVs a las operaciones subacuáticas, tanto para trabajos exclusivos de estas unidades como para operaciones simultáneas con buzos (denominadas SIMOPS o simultaneus operations, en inglés).
“En mi opinión, el mayor beneficio del uso de ROV es poder minimizar los riesgos del trabajo en un alto porcentaje. Con estos sistemas podemos realizar trabajos de gran variedad y envergadura. Pasamos de poder hacer una simple inspección en tiempo récord y con una calidad de imagen espectacular, a realizar trabajos de control y mantenimiento en refinerías, puertos, presas, depuradoras, desaladoras o cualquier espacio confinado que entrañe riesgos añadidos”, añade el piloto.
En operaciones con buzos, “los drones submarinos nos permiten un control pormenorizado de los trabajos que se están realizando. Supone la ventaja de poder realizar una monitorización constante de este mientras está haciendo su turno de agua”, asegura.
“Un ROV es un magnifico aliado en situaciones de rescate o búsqueda, ya que puede desarrollar jornadas de 24 horas con un mantenimiento mínimo. Igualmente, puede ser la avanzadilla para ver el estado de la zona donde debe de meterse el buzo y tener un análisis previo del lugar, con objeto de valorar el entorno, planificar la inmersión y minimizar los riesgos. En operaciones urgentes, también suponen un ahorro considerable de tiempo, ya que una vez localizado el objetivo y analizadas las condiciones, el buzo podría acceder a la zona de rescate siguiendo el camino marcado por el tether o umbilical del ROV”, concluye el piloto y buzo comercial.

Sobre Deep Underwater Works

Deep Underwater Works, con sede en Castellón, trabaja desde hace años para consolidarse como empresa adaptada a las nuevas tecnologías y a su aplicación como apoyo a su equipo buzos para una ejecución eficaz y segura de diferentes trabajos subacuáticos. Esto es posible gracias a la dilatada experiencia como buzo de Daniel Gutiérrez, gerente de la compañía, y a los conocimientos adquiridos por Sergio Romero, jefe de operaciones, como piloto freelance en compañías de la índole de SAIPEM.
La compañía ofrece planes personalizados, según el tipo de ROV requerido y se encuentra en fase de diseño y desarrollo de un dron submarino propio. | www.deepunderwaterworks.com

Podría interesarte