“Hay probabilidades de que el coronavirus SARS Cov 2 se detecte en aguas residuales y de que pueda acabar en el mar”

1.330

Covid-19 y Buceo Comercial

Arturo Pichel Fernández, especialista en Medicina Subacuática y técnico del Instituto Galego de Formacion en Acuicultura (IGAFA), advierte de la posibilidad de que el coronovirus SARS Cov 2 pueda permanecer en aguas residuales y de los riesgos que esto supondría para las actividades de Buceo Comercial.

Si bien se trata aún de hipótesis factibles desde el punto de vista médico, que necesitan de una investigación más profunda por parte de otros científicos como oceanógrafos, biólogos o veterinarios, el experto en medicina hiperbárica quiere poner el foco de atención sobre la necesidad de extremar las medidas y protocolos de seguridad e higiene en la vuelta a la actividad de las empresas del sector.

En el artículo de opinión que incluimos a continuación, Pichel Fernández desarrolla sus argumentos sobre este planteamiento.

“Hay probabilidades de que el coronavirus SARS Cov 2 se detecte en aguas residuales y de que pueda acabar en el mar” – Arturo Pichel, Especialista en Medicina Subacuática e Hiperbárica y Técnico de IGAFA

Estudios científicos realizados en China durante las primeras semanas de la crisis sanitaria insinuaron que la Covid-19 se podría llegar a transmitir por las heces.

Por tanto, existiría la posibilidad de que el coronavirus SARS Cov 2 también pueda detectarse en aguas residuales y que, al final de su ciclo, pudiera llegar al agua del mar.

Esto influiría y cambiaría radicalmente la recomendación de reiniciar la práctica del buceo deportivo y la adaptación de las medidas de seguridad en las distintas actividades del buceo profesional, ya que las aguas fluviales y marítimas podrían estar contaminadas por coronavirus COVID-19; y a día de hoy no se puede descartar que sean una fuente de transmisión y contagio de la enfermedad.

Al ser el coronavirus COVID-19 un virus nuevo, todavía desconocemos muchas cosas sobre el mismo; y todavía no hay estudios científicos suficientes para establecer una clara relación con esta posible vía de contagio del COVID-19 durante el baño o la inmersión en el agua, que se produciría a través de contacto del agua contaminada con coronavirus COVID-19 con las mucosas de los ojos, boca y nariz, procedente de vertidos de aguas fecales sin depurar o mal depuradas en las que se pudieran detectar el coronavirus COVID-19.

Imagen-SARS-CoV-2-traves-microscopio

Posiblemente la probabilidad de contagio de COVID-19 a través del contacto con agua contaminada con coronavirus COVID-19 sea muy baja, y más en agua salada porque el coronavirus COVID-19, según dice algún estudio, al parecer se destruye o inactiva en un tiempo corto en agua de mar no estancada.

Pero esta vía de contagio del COVID-19 es perfectamente factible, por contacto del coronavirus COVID-19 con mucosas.

No obstante dependerá de la carga viral en el agua (concentración de virus).

Por eso para evitar contagios a través del agua de mar, antes de proceder al permiso del reinicio de la actividad de buceo deportivo, las administraciones deberían realizar análisis con detección de posibles restos de coronavirus en todas las aguas marítimas, donde se produzcan vertidos costeros legales e ilegales de aguas residuales.

Con una carga viral elevada en el agua de mar no puede descartarse incluso la posibilidad de contagios de mamíferos marinos por coronavirus COVID-19.

Debe tenerse en consideración ya que implica cambios en la planificación y en la forma de llevar a cabo las operaciones de buceo profesional.

Por prevención en caso de trabajos en cercanías de aguas a las que se realizan vertidos de aguas residuales o de sospecha que pueda estar presente el riesgo biológico de coronavirus COVID-19 en el agua, hay que actuar según el artículo de aguas contaminadas de la Orden de 1997, Normas de seguridad en el ejercicio de las actividades subacuáticas.

Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR)

En la realización de obras sobre las depuradoras los líquidos efluentes de emisarios normalmente ya se consideran aguas biológicamente contaminadas (independiente de presencia de coronavirus) por lo que será de aplicación el Artículo 13.3. Operaciones en aguas contaminadas

a) Se usará un traje totalmente estanco, cuando se sospeche que las aguas en las que se realice la inmersión puedan estar lo suficientemente contaminadas como para ser nocivas para la salud del buceador. La estanquidad del traje deberá ser comprobada previamente en aguas limpias.

b) Se usará una máscara con capucha, o un casco rígido que cubra toda la cabeza, así como guantes, manguitos, etc. para evitar que ninguna parte del cuerpo del buceador entre en contacto con el agua contaminada.

c) Si es posible, *la máscara y el traje tendrán una sobrepresión con respecto al exterior para evitar la entrada de agua*.

d) En caso de que el buceador detecte una falta de estanquidad en el traje o elementos auxiliares, deberá abortar la inmersión.

e) Se analizará la posibilidad de que el agente contaminante pueda corroer algún componente del equipo del buceador, procediendo a la sustitución de las piezas susceptibles de ser corroídas.

f) Se evitará la contaminación del buceador y ayudantes durante la operación de desvestirse.

g) Tras la inmersión en aguas contaminadas, el buceador deberá someterse a una ducha de descontaminación y ser reconocido por un médico para detectar una posible contaminación o infección.

h) En el caso de trabajos subacuáticos en aguas contaminadas biológica o químicamente, o con posibilidad de existir peligro de radiación, el responsable de la empresa de buceo debe suministrar el equipo adecuado de intervención, además de los medios apropiados para la descontaminación.

El casco de buceo y el traje tendrán una sobrepresión con respecto al exterior para evitar la entrada de agua.

Aquí hay que usar cascos de buceo que trabajen “en flujo continuo de aire u otro gas respirable”, independientemente de la inspiración del buceador, para así crear una presión positiva en su interior. Ello conlleva el uso de más kilos de lastre.

Se usará un traje totalmente estanco y de fácil limpieza y desinfección, cuando se sospeche que las aguas en las que se realice la inmersión puedan estar lo suficientemente contaminadas como para ser nocivas para la salud del buceador. La estanquidad del traje deberá ser comprobada previamente en aguas limpias. No sirve usar un traje seco con escarpines separados; tiene que tener las botas incorporadas. Los guantes deben unirse al traje de forma estanca mediante dispositivo que asegure dicha estanqueidad.

Tras la inmersión en aguas contaminadas, el buceador deberá someterse a una ducha de descontaminación, que se sobreentiende se realizará antes de quitarse cualquier parte del equipo; evitando la contaminación del buceador y ayudantes durante la posterior operación de desvestirse.

En casos de duda de presencia de coronavirus COVID-19 en el agua se actuará según protocolos de trabajos de buceo en aguas contaminadas, o en su defecto previamente se precisará de un análisis del agua donde se vayan a realizar los trabajos de buceo.

Otras noticias relacionadas

· El CSIC señala que la infección de coronavirus en el agua de playas y piscinas es “muy poco probable”

· El Sindicato de buzos profesionales SAME alerta de la posible presencia del virus en aguas residuales

Podría interesarte