“Es fundamental que los buzos estemos sindicados para lograr nuestros objetivos”

1.124
Rojano Palomeque preparado para realizar una inmersión

Francisco José Rojano Palomeque (Cabra, Córdoba – 1985) es un buzo profesional español que hace dos años decidió emprender un nuevo periplo profesional y poner rumbo hacia la costa oeste de Canadá, donde se encuentra totalmente integrado. Apasionado de la arqueología subacuática y con estudios en Historia del Arte, siempre tuvo claro que su futuro estaba en el agua, a pesar de haber crecido en un pueblo que está a más de 100 kilómetros del mar.
Se inició en el buceo recreativo, formándose como instructor. Titulación que completó con las de marinero y patrón profesional de barco. En 2014 se trasladó a Murcia para realizar el curso de buzo profesional de segunda y empezar a hacer realidad su sueño.
En estas líneas nos cuenta su experiencia en el sector, dentro y fuera del país, y nos habla de la importancia de estar sindicados y agrupados para que la profesión tenga un futuro estable y seguro.

Una vez que tienes claro que quieres ser buzo profesional ¿cómo afrontas el reto?
Cuando terminé el curso de Buzo Profesional de Segunda en Murcia mi objetivo a corto plazo era trabajar en el sector lo antes posible. Pero ya empezaba a ver las oportunidades que había fuera del país. Por eso puse el foco en mejorar el inglés, que es algo fundamental para cualquier buzo con un mínimo de aspiraciones.
Seguidamente tomé la decisión de ampliar mi formación lo máximo que me fuera posible y en 2018 realicé los cursos de ‘Top Up’ en la Professional Diving Academy de Dunoon (Escocia), de DMT (Diver Medical Technician) y el OPITO (con MIST, BOSIET, CA-EBS y HUET).

El buzo español F.J. Rojano

Antes de dar el salto, te dio lugar a conocer bien la situación para los buzos en España ¿no?
Sí, perfectamente. La viví en primera persona. Me costó conseguir los primeros empleos por mi poca experiencia, que es el primer muro con el que te encuentras. Poco a poco contaron conmigo para pequeños trabajos de reflotamientos, tomas de muestras de fondo e inspecciones y reparaciones con resinas epoxi. También realicé algunas intervenciones arqueológicas de prospección, dragados y sondeos por diferentes localizaciones en España.

Los siguientes dos años, ante la falta de continuidad tuve que dedicarme a otras actividades distintas al buceo. En 2017 retomo con fuerza mi carrera profesional y entro en SGS Marine Services (Murcia) trabajando por toda España. A finales de 2018 trabajé en algunos proyectos de mantenimiento de plataformas con OTECH Marine Services.

En 2019 tuve la primera oportunidad de trabajar fuera. Fue en Panamá, donde Sumergia consiguió un contrato para la reparación de cable de fibra óptica. Ahí decidí que era el momento para dar el paso. Desde allí volé directamente a Canadá.

Realizando unos trabajos subacuáticos en Panamá

En Canadá las empresas también forman parte del sindicato y hay un entendimiento con los buzos en obligaciones, derechos y beneficios

Los inicios nunca son fáciles
Así es. Cuando aterricé en Vancouver no conocía mucho sobre cómo funcionaba el sector allí. A base de insistir, conseguí entrar en pequeños proyectos, realizando inspecciones portuarias y mantenimiento de estructuras. También realicé muchos trabajos de mantenimiento y limpieza de tanques de agua potable y inspecciones para reservas de agua para fábricas. Poco a poco consigues contactos y si ven que eres un trabajador serio, entras en el circuito. Pero el punto de inflexión fue adherirme al sindicato. Ahí directamente entras en una bolsa de empleo a la que acuden las empresas continuamente.
Al poco tiempo me llegó una oportunidad para trabajar en una piscifactoría. Por lo que conocía de España, la acuicultura no era un sector que me interesara, pero ya en la primera llamada de la empresa, Canpac Marine Services, me dijeron que trabajaría con suministro de superficie y me ofrecieron un sueldo que también estaba a la altura.

¿Cómo conoces el sindicato y cómo te afilias?
Fueron mis compañeros de trabajo quienes me contaron como funcionaba. Especialmente, Luis Carceller, otro buzo español con el que coincidí allí, me animó a contactar con ellos e iniciar el proceso de afiliación.
Después de leer y subir mis documentos para formar parte, realice una llamada y las dudas que tenía fueron resueltas. Tienen unos requisitos previos para poder afiliarte. Primer presentas tu solicitud como aspirante para formar parte del sindicato pero aún no formas parte de el. El sindicato recibe tu solicitud y entras en una bolsa de trabajo para que las empresas que forman parte del sindicato puedan contar con tus servicios después de chequear que toda tu documentación es correcta. Necesitas trabajar un mínimo de 25 días para una empresa que este en el sindicato y de ellos un mínimo de 15 días debes de bucear. Cuando has conseguido estos días, tu solicitud pasa a ser de aspirante a ser miembro con todos los derechos. Por último, pagas las tasas para ingresar y luego cada mes tienes una cuota que se te descuenta de tu banco.

Sería muy positivo contar con una plataforma donde todos los buzos sindicados en España tuviéramos un perfil profesional al que pudieran acceder las empresas del sector

¿Tiene el mismo concepto que en España?
Creo que tenemos aun mucho que aprender de los canadienses en este aspecto. Los canadienses crearon su propio sindicato hace este año exactamente 100 años.
Se dieron cuenta de que la sociedad necesita de los buzos comerciales para poder desarrollar muchos de sus trabajos y de la importancia en el desarrollo mercantil e industrial. Debido a ello decidieron establecer por acuerdo un sueldo mínimo por hora de trabajo y unos estándares mínimos de trabajo.
Así y gracias a que se unieron han conseguido a través de un siglo exacto que su trabajo se valore, que sus sueldos sean decentes y que su índice de incidentes decrezca mucho.
Aquí todos los buzos que forman parte de este sindicato tienen muy claro que no trabajan por menos de lo que el convenio especifica. Las empresas lo aceptan y respetan. Es el cliente quien asume los costes justos por el servicio y de esta manera, el buzo trabaja con unos medios seguros, percibe un salario ajustado a su trabajo y la empresa obtiene unos beneficios adecuados.

Un sindicato con 100 años de existencia

Qué beneficios te ha reportado pertenecer al sindicato
Gracias a estar sindicado tienes acceso a cursos organizados por ellos, a los que puedes asistir para seguir formándote. Por lo tanto sabes que el sindicato va a preocuparse por tus derechos y que va a ayudarte a llegar a trabajos dentro de todas las empresas que están adheridas a él a través de una bolsa de trabajo que gestiona el sindicato. Además, cuentas con más fuerza al reclamar cualquier mejora de las condiciones laborales y salariales.
Al firmar tu acuerdo para ser miembro del sindicato te aseguras unos mínimos de estándares de seguridad, recibir tus aportaciones para tu plan de pensiones y sueldos estandarizados (que van acorde al trabajo realizado y la peligrosidad del mismo).
Pero las empresas también obtienen beneficios. Los clientes que solicitan un servicio a las empresas sindicadas, se aseguran que estas cumplen con los estándares de seguridad y calidad más altos, lo que las hace más competitivas. Por su parte, al presupuestar obras, saben el mínimo que tiene que pagar a sus trabajadores, lo que les facilita la elaboración del presupuesto. La empresa tiene acceso a la bolsa de trabajadores que genera el sindicato, de modo que si su carga de trabajo aumenta, puede contratar de forma rápida y segura sin que su productividad se vea afectada.

¿Cómo crees que podría el colectivo en España mejorar sus condiciones?
Creo que en España necesitamos que todos los buzos que estén en activo o en búsqueda de trabajo estemos sindicados y registrados.
Trabajando fuera de España, he comprobado que la unión hace la fuerza y es la única forma de conseguir que mejore nuestro sector aquí.
Sería genial que nuestros sindicatos generaran una plataforma online donde todos los buzos sindicados estuvieran incluidos en una bolsa de empleo, con un perfil profesional al que pudieran acceder todas las empresas para contratar.
Esto ayudaría primero a crear la necesidad de una estandarización de sueldos en España, ya que si buscan a través de esta plataforma estarían obligados a aceptar las condiciones de los trabajadores adheridos al sindicato. Además, serviría para conocer cuántos buzos comerciales tenemos titulados, activos y en búsqueda de empleo.

Podría interesarte