DANA-Health: la monitorización total del buzo

107

El sistema de monitoreo de buzos en tiempo real, DANA-Health Sports Monitoring & Advanced Telemedicine es la culminación de un proyecto creado y dirigido por el reconocido médico hiperbarista Alessandro Marroni.

Su desarrollo, que se ha prolongado durante 50 años, se encuentra en la etapa final tras las pruebas realizadas a finales de 2021, con una versión beta del equipo en el complejo de piscinas Deep Dive Dubai.

Marroni ya expuso el concepto y la idea original en su tesis de posgrado en 1971, titulada Exploring Cardio-Cerebral Monitoring in the Underwater Swimmer, en la que indicaba la necesidad de contar con una evaluación de las constantes del buzo durante las inmersiones.

Conocer cómo reacciona el organismo durante una inmersión a través del seguimiento de parámetros tan variables como la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca o la capacidad pulmonar, puede ofrecer una información muy valiosa para implementar protocolos de seguridad ajustados a cada individuo, como por ejemplo su proceso descompresivo.

Hacia la medicina digital

Este concepto aparentemente futurista es ya una realidad. Se trata de contar con herramientas cada vez más avanzadas para dar soporte a los buzos en materia de seguridad y salud, con el acicate de poder conseguirlo en un medio con tantas dificultades como los entornos hiperbáricos.

Bajo esta premisa, el proyecto DANA-Health se ha ido gestando durante más de medio siglo. En sus primeras fases, los métodos de recopilación de datos eran prácticamente manuales.

Con el paso de los años, se fueron incorporando las últimas tecnologías existentes. Primero, la utilización de pulsos de luz para medir la frecuencia cardíaca; el uso de una sonda Doppler para poder monitorizar las burbujas en el fondo y durante el ascenso; ecocardiógrafos instalados en un estuche resistente a la presión para poder hacer una ecocardiografía subacuática o la transmisión por Bluetooth.

Pero quedaba por superar una última barrera. Poder transmitir esos datos hacia un sistema en superficie que pudiera interpretarlos y ofrecer una lectura en tiempo real, con objeto de anticipar posibles incidentes y ofrecer las mejores soluciones antes, durante y después de la vuelta a supercicie.

La Universidad de Newcastle (Reino Unido), a través de su proyecto Cognitive Autonomous Diving Buddy (CADDY), había desarrollado la posibilidad de transmitir la información de los sensores a la superficie mediante un transductor acústico. Es decir, la señales ultrasónicas tendrían un alcance y estabilidad suficientes para recoger los datos fuera del agua.

A partir de ahí, las conexiones por satélite facilitarían su envío a una central para su estudio y recopilación, que supone otra parte importante del sistema del doctor Marroni.

Estructura de funcionamiento de DANA-Health | DAN

Biométrica

Según sus desarrolladores, este sistema ha sido diseñado para proporcionar un nuevo nivel de seguridad en el buceo y para abrir nuevas vías de investigación en la fisiología relacionada con la práctica de actividades subacuáticas.

Conocer en tiempo real cómo reacciona el organismo durante una inmersión a través del seguimiento de parámetros tan variables como la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca, la capacidad pulmonar, el estrés de descompresión, la química sanguínea y otras métricas, puede ofrecer una información muy valiosa para implementar protocolos de seguridad ajustados a cada individuo, como por ejemplo su proceso descompresivo.

El control durante la inmersión

Lo que le sucede a un buzo antes y después de una inmersión ha sido ampliamente estudiado en el seno de la medicina hiperbárica; sin embargo, no hay mucha investigación sobre sus reacciones fisiológicas mientras están bajo el agua.

Dispositivo Dive Sense

Tan solo en ciertos entornos militares muy avanzados, pero esta información suele ser reservada. Definitivamente no se da en ambientes de buceo comercial y menos aún en el campo del buceo recreativo.

El estudio de campo del doctor Marroni ha demostrado que algunas variables, como la producción de óxido nítrico (NO), por ejemplo, puede parecer inalterable antes y después de la inmersión, pero cuando se realizó la lectura de muestras de sangre durante la inmersión, se pudieron observar cambios muy significativos.

Este es solo un ejemplo que, sin embargo, implica a otros factores de riesgo, ya que dicha sustancia está relacionada con la función del endotelio (tejido que reviste el interior de los vasos sanguíneos y el corazón), y esto está relacionado con la respuesta y la formación de burbujas de gas. Investigaciones posteriores han demostrado que tales cambios en la función endotelial, o específicamente su irritación, también pueden identificarse mediante el control de la función cardíaca, uno de los parámetros que DANA-Health recibe del buzo.

Esquema del proceso de asistencia

Como funciona DANA-Health

El sistema DANA-Health se basa principalmente en 3 pilares: la recopilación de datos biométricos del buzo; su envío a una unidad médica especializada y la asistencia sobre los mejores protocolos según cada caso. Esto último está relacionado con una enorme base de datos recopilados durante décadas por Divers Alert Network (DAN) con parámetros de más 40.000 inmersiones, que se cruzan con la información que se recibe.

Los sensores que recopilan la información biométrica del buzo se encuentran en una prenda textil interior fabricada por la compañía italiana Comftech. Los datos, tanto de los sensores como del ordenador de buceo, si se dispone, son enviados a superficie a través de un módem acústico, que también lleva el buzo como parte del equipamiento.

A partir de ahí, mediante las tecnologías Bluetooth y GSM (satélite) se mandan al equipo médico y a la central de datos de DAN Europe.

Tras una lectura e interpretación, se emite un informe sobre el mejor protocolo en cada caso, ya sea para un ascenso de emergencia o para el proceso descompresivo más adecuado para el buzo.

El doctor Alessandro Marroni

Doctor Alessandro Marroni, fundador de DAN Europe

Especialista en Medicina Hiperbárica y Subacuática y

Presidente de Divers Alert Network Europe (DAN Europe)

El Doctor Alessandro Marroni (Bolonia, 1946) es una institución en la medicina hiperbárica y subacuática a nivel mundial, gracias, entre otros méritos a sus más de 250 publicaciones y estudios sobre la salud de los buzos, que siguen siendo textos de cabecera para asuntos relacionados con la detección de burbujas mediante el uso de Doppler, los problemas de medición y recopilación de datos de buceo, las dolencias propias del buceo en saturación o la prevención de accidentes de buceo a través de un mejor conocimiento de sus posibles causas.

Es igualmente reconocido por ser el fundador y presidente de Divers Alert Network Europe (DAN Europe), institución dedicada a ofrecer soporte médico y de seguridad a los buzos.

Entre 1972 y 1984 trabajó como director de los servicios médicos del área de buceo en las compañías petroleras Saipem y Eni Spa (Ente Nazionale Idrocarburi), con una importante presencia de inmersiones en saturación.

Posee una ingente cantidad de másters y posgrados en materias relacionadas con la medicina en el trabajo y en operaciones subacuáticas.

Su amplia trayectoria y formación también le han llevado a ejercer la docencia, tanto a nivel universitario como a través de una amplia lista de ponencias y simposios especializados.

A sus más de 75 años sigue buceando y realizando investigaciones de campo.

Podría interesarte