“A los 16 años ya participé en alguna operación de buceo cuando trabajaba en un astillero”

83

 

Jorge Luis Jiménez Reyes, buzo comercial de Venezuela

Jorge Luis Jiménez Reyes comenzó su formación como buzo recreativo, pero desde muy temprano encaminó su carrera profesional como buzo industrial. A los16 años ya participó en proyectos subacuáticos mientras trabajaba en un astillero de su Venezuela natal.

Su primera certificación llegó de la mano de Scuba Schools International (SSI) con 18 años de edad y confiesa que su pasión por el mar le viene de casta, ya que la suya fue una familia de armadores de barcos de pesca y se dedicaban al trabajo en el mar. “Me gusta observar las profundidades del mar y las pesca deportiva; quizás ese sea uno de los motivos por los que decidí convertirme en buzo comercial”.

Con 27 años de profesión, ha desempeñado diferentes roles dentro de la industria submarina como buzo, supervisor de buceo o coordinador de área, en inspecciones subacuáticas, limpiezas de casco de buques, dragados subacuáticos, reflotamientos, reparación de muelles o colocación de anclajes, entre otros. Panamá, Colombia y su país de origen, Venezuela, han sido los lugares donde ha trabajado.

A sus 43 años de edad, ha tenido que hacer frente a situaciones laborales en las que se requiere mucha entereza y determinación, especialmente en algún rescate de algún fallecido en una inmersión de buceo.

“Durante mi carrera profesional como buzo industrial recuerdo un día, en un reflotamiento, me quede enredado en la sala de máquinas por qué el umbilical se pasó por encima de una válvula. Gracias a Dios y al conocimiento adquirido salí de esa. Guardé la calma y con la ayuda del operador que me decía que todo saldría bien, pude salir de ese momento delicado”. “En otra ocasión me enrede con una red de pesca y logré soltarme con mi cuchillo”, cuenta nuestro protagonista.

A las nuevas generaciones les recomienda que “trabajen siempre con seguridad” y sigan siempre algunas recomendaciones básicas como verificar los equipos de buceo antes de ejecutar cualquier actividad, no realizar nunca una actividad subacuática solo y estar siempre en compañía de otros profesionales, mantener contacto siempre con el supervisor y los compañeros”.

Jorge mantienen las ganas de seguir aprendiendo en la profesión y sus metas pasan por seguir formándose y especializarse en otros campos de conocimiento dentro de la industria subacuática.

Podría interesarte