“Un inevitable proceso de adaptación entre la normativa y la industria del buceo”

195

Adaptación entre normativa y la industria del buceo

“Un inevitable proceso de adaptación entre la normativa y la industria del buceo”, José Luis Galloso – Director de SubaQuatica Magazine

El sector del buceo comercial en España ha demostrado que sabe adaptarse a las nuevas realidades. Ha quedado claro que el nuevo Real Decreto no ha satisfecho las necesidades del gremio en la misma medida.

Para algunos es directamente un atentado; para otros, una reforma que no reforma nada y para una minoría es incluso hasta positivo y beneficioso.

Ante esta situación cabrían dos posturas: patalear a través de medios los medios de comunicación sociales sin obtener resultados eficientes o escudriñar todas las vías disponibles para conseguir mejoras, cumplimientos y compromisos de todas las partes.

Es necesario que todos los profesionales del buceo aprovechen la buena disposición que han mostrado las distintas administraciones para conseguir de ellas la parte que les toca. Es decir, hacer que se cumplan las normativas e impedir que quienes operan en sus propios reinos de taifas submarinos lo tengan tan fácil.

Cambiar una normativa recién estrenada en este país resulta, por tradición, una batalla estéril. De esas que quizás empiezan unos abuelos y las terminan sus nietos.

Pero, ¿y todo el trabajo que se ha hecho hasta la fecha? ¿dónde dice que eso tiene que quedar aparcado a un lado? Esa premisa solo está presente en algunas mentes interesadas, pero en ningún otro lado.

Hay un potente Convenio Colectivo vigente que emana de la voluntad de la amplia mayoría del gremio; existe una Ley de Prevención de Riesgos Laborales que, debidamente aplicada, es muy resolutiva. También hay leyes de higiene laboral, órdenes ministeriales sobre formación y capacitación o normativas autonómicas.

Y, además, este nuevo Real Decreto, que hay que esforzarse en saber interpretar y aplicarlo de forma correcta.

Es por eso que desde esta revista opinamos que hay que poner todo esto en su debido espacio y este es el reto del sector en los próximos meses o, incluso, años.

Muchos colectivos de buceo comercial en España ya se han sumado activamente a ese camino de adaptación de la industria a la normativa y de la propia normativa a la industria, un proceso que debería entenderse por todas las partes y naturalizarse para la correcta supervivencia de este sector económico de gran importancia estratégica.

Podría interesarte