Trabajadores afectados por el cierre de Cleanhull Spain reclaman alrededor de 200.000 euros de nóminas pendientes

593
Ignacio Maqueda, buzo afectado por el cierre de Cleanhull

 

Reclaman 200.000 euros a Cleanhull Spain

Los trabajadores afectados por el cierre de la compañía Cleanhull Spain dedicada a la limpieza de buques en el puerto de Algeciras, se sienten “engañados” por la empresa y por el empresario empresario gibraltareño James Bassadone. El colectivo señala a Bassadone como responsable de la quiebra de la empresa y mantienen que “ha mirado por sus intereses personales aun sabiendo que debía entre 4 y 5 nóminas a muchos de sus trabajadores”.

Algunos de los trabajadores han acudido a la Redacción de SubaQuatica Magazine para dar a conocer el caso e intentar hacer justicia con su situación.

 

Antecedentes del caso Cleanhull Spain

Según explican los trabajadores más veteranos de Cleanhull Spain, “la empresa funcionaba bien hasta que en 2017 Bassadone asumió la Dirección de la misma y realizó importantes cambios en la dinámica de servicios y contratación”, explica Jesús Ruiz uno de los trabajadores en plantilla desde 2008 y patrón del buque de la empresa.

A partir del verano del presente año “comenzaron los problemas de pago y comenzamos a recibir las nóminas con retrasos y en varias partes. En meses posteriores dejó de pagar y nos emplazó a que siguiéramos trabajando y tuviésemos paciencia para cobrar”, comenta Ignacio Maqueta, buzo de segunda clase restringido y uno de los más afectados por la situación.

 

Lo que desató el desconcierto de la plantilla fue lo ocurrido a mediados del pasado mes de octubre. El día 16 de octubre James Bassadone reunió a sus trabajadores para anunciar el cierre definitivo poniendo las esperanzas de cobro en una hipotética venta de la empresa y de sus activos, entre ellos material de alta tecnología. Al día siguiente, algunos trabajadores acudieron a la embarcación de la empresa y sorprendieron al empresario “vendiendo el material de trabajo –equipos de buceo y material tecnológico de gran valor que había adquirido meses atrás– sin tener en cuenta los pagos pendientes”. Según describe Ruiz, “James Bassadone estaba haciendo caja pero no pensaba pagarnos. Yo mismo le pedí explicaciones sobre lo que estaba pasando en aquel momento y me dijo que él debía mirar por sus propios intereses, por lo que se produjo una situación de tensión”.

Para Maqueda, “Bassadone ha estado jugando con nosotros desde el principio y evitando afrontar sus deudas con los trabajadores. No nos coge el teléfono y en las oficinas no hay personal con quien poder hablar”.

Durante 2018, según explican ambos, “hemos realizado la limpieza de más de 40 embarcaciones, por lo que consideramos que la empresa podía haber afrontado malos pagos o al menos muchos más de los que ha realizado”. Por otra parte, apuntan que el empresario gibraltareño “tenía un alto nivel de vida mientras nos adeudaba las nóminas”.

 

Jesús Ruiz, patrón de la embarcación de Cleanhull Spain

“Comencé en la empresa en 2008 desde su fundación. Estuvimos haciendo prácticas en Noruega para el uso de la maquinaria y el pilotaje de los robots submarinos. He dedicado 10 años a la empresa haciendo a veces hasta 30 horas de trabajo sin relevo y dejándome literalmente la salud por la rentabilidad de la compañía. Cuando vi la situación a mediados de año denuncié a la empresa y logré que la mutua afrontase el pago de mis nóminas pendientes, aun así me deben 24.000 euros”.

Creo que James tenía dinero pero no nos ha querido pagar. Además, aseguraría que los equipos los tiene en alquiler, por lo que es posible que siga teniendo ingresos.

Tengo 54 años y llevo desde los 15 años en la mar. Ahora mi esperanza es que me concedan la baja permanente por problemas de salud que arrastro desde hace meses y poder encontrar un trabajo fuera del sector para cubrir los años que necesito para solicitar mi jubilación”. Jesús Ruiz Ramírez, patrón de buques en CleanHull

Acciones legales contra Cleanhull Spain

Ahora los trabajadores, asistidos por un abogado, reclaman a la dirección de la empresa el pago de varias mensualidades atrasadas que superan los 200.000 euros.

Un grupo de 14 trabajadores afectados recurrieron en septiembre a un acto de conciliación ante el Centro de Mediación, Arbitraje y Conciliación de Algeciras (CMAC) para reclamar el fin de la relación laboral y el pago de los atrasos, sin que hasta el momento hayan obtenido las deudas pendientes. En una de las actas del CMAC, a las que ha tenido acceso Europa Sur, consta que la compañía se comprometió a pagar lo antes posible, si bien los perjudicados han comenzado a denunciar en el Juzgado de lo Social para exigir estas cantidades ante la posibilidad de que la compañía haya entrado en concurso voluntario de acreedores. En caso de que la compañía no haga frente a los pagos, el colectivo se verá forzado a recurrir al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) para recuperar parte de la deuda.

 

Ignacio Maqueda, buzo afectado por el cierre de Cleanhull

“En mayo de 2017 comencé a trabajar en Cleanhull y al siguiente mes cobre con retraso y con la nómina fraccionada en dos partes. Tengo 4 nóminas sin pagar y la sensación de que he sido engañado por James Bassadone, ya que aguanté meses sin cobrar trabajando confiando en su palabra. Hemos estado meses bajo la promesa de que cobraríamos por la venta de la empresa y de sus activos, pero ahora el gerente no nos coge el teléfono”.

“El empresario nos dijo que le habían robado el material y comprobamos que estaba vendiéndolo o alquilando a empresas de la provincia de Cádiz. Creo que se ha dedicado a despilfarrar personalmente los beneficios de la empresa”

“La situación me ha afectado económica y psicológicamente por el apoyo prestado a la empresa en los malos momentos y la poca consideración que han tenido con nosotros. Ahora estoy en Túnez trabajando intentando remontar toda esta situación”.

“Estamos en manos del abogado del sindicato para poder resolver la situación, aunque la salida al caso es toda una incógnita”. Ignacio Maqueta, buzo de segunda clase restringida.

Desde la Redacción de SubaQuatica Magazine hemos intentado contactar con la compañía por vía telefónica sin éxito. Los teléfonos facilitados por los entrevistados y los teléfonos corporativos de la empresa no responden o no tienen línea en la actualidad.

 

Podría interesarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.