Subastan la botella de whisky encontrada en 1987 por el buzo profesional George Currie

241
El buzo profesional George Currie a la izquierda y la botella de whisky subastada a la derecha

 

La botella de whisky encontrada por el buzo profesional George Currie

En febrero de 1941, un carguero británico, el SS Politician naufragó en un banco de arena sumergido frente a la costa de Eriskay, una de las islas de las Hébridas Exteriores de Escocia. A bordo se encontraban mercancías comerciales que iban desde el algodón hasta galletas, en ruta hacia posibles clientes en Jamaica y Nueva Orleans. Sin embargo, si había un artículo destacado en el inventario del barco, seguramente era el whisky: 264.000 botellas.

Los lugareños rescataron lo que pudieron del barco, pero el casco de la nave explotó y se hundió en el fondo del mar. De aquellas 264.000 botellas solo queda una, encontrada en 1987 por el buzo profesional George Currie. Y el pasado 10 de agosto fue el último día para pujar por ella en la Gran Subasta de Whisky de Escocia.

De aquellas 264.000 botellas que se hundieron con el ‘SS Politician’ solo queda una, encontrada en 1987 por el buzo profesional George Currie.

Según La Vanguardia, la última oferta que ha recibido la botella es de 6.655 euros, una cifra bastante elevada, sobre todo si se tiene en cuenta que el comprador no podrá saborear ni una gota de este whisky, ya que la propia casa de subastas advierte que “no es apto para el consumo humano”. Sin embargo, el comprador no se adjudicará únicamente la botella, sino que también se llevará un casco de buceo y algunos ladrillos del barco hundido.

El tesoro subastado con el casco de buzo, la botella de whisky y dos ladrillos hallados en el SS Politician

Cuando el SS Politician se hundió eran tiempos de guerra y el racionamiento estaba en vigor. Según un relato de la revista Scotch Whisky reproducido por Atlas Obscura, hubo gente que viajó casi 200 kilómetros, desde la lejana isla de Lewis, para poder llevarse algunas botellas del naufragio.

A las autoridades británicas no les hacía mucha gracia esta situación, ya que habían perdido un barco y los ingresos por aranceles de la carga a bordo. Por eso mandaron personal militar a las aldeas para encontrar todo lo que la gente se había llevado del naufragio. Tan importante fue el suceso en Inglaterra que se escribió un libro en 1947, Whisky Galore, y llegó al cine en 1949, película que tuvo una remake en 2016. De aquí que la venta de esta botella se haya convertido en un evento tan relevante en Escocia, ya que todo escocés conoce la historia de Whisky Galore.

Muchos creen que todavía hay otras botellas escondidas. El mismo año que George Currie encontró la botella, otro buceador halló 8 ejemplares, que acabó vendiendo por 11.875 euros.

Además, la nave también llevaba 290.000 billetes de distintos valores, cuya suma se calcula que tiene un valor de 8.482.550 euros. Algunos de ellos fueron trasladados a distintos bancos y cambiados por libras. Después que aparecieran en distintos bancos de Liverpool, Londres y Estados Unidos (entre otros lugares), el gobierno inglés anunció que se habían recuperado 211.267 de ellos.

 

Podría interesarte