Señalan responsables en la muerte del bombero en prácticas de buceo en Ceuta

7.960
Bomberos de Ceuta

La muerte del bombero en prácticas de buceo en Ceuta

El Juzgado de lo Penal número 1 de Ceuta ha celebrado esta mañana (19 de marzo) una vista por el fallecimiento de un bombero en prácticas ocurrido en 2009 durante una práctica de buceo en la zona conocida como Las Preciadas. Sin embargo, la falta de notificación a la Ciudad durante la instrucción en calidad de responsable civil subsidiario ha obligado a retrotraer la causa a su fase de instrucción para la cumplimentación del trámite.

Los encausados, M.G.D., V.M.F. y M.L.F., a quienes se acusa de homicidio imprudente, se enfrentan a penas de dos años de prisión

El suceso se produjo cuando un grupo de cinco personas se disponían a participar en una sesión de buceo a unos 30 metros de profundidad con equipos y material del Parque de Bomberos.

Según consta en el escrito de acusación, el fallecido, Marco Antonio Navas., sufrió un espasmo en la laringe a causa de la pulverización del agua que se condensó en la botella a consecuencia “del mal estado de conservación y falta de revisión, que provocó su muerte por ahogamiento, a pesar de los intentos frustrados de su compañero de socorrerlo, por desconocer el modo de proceder, arrastrándolo la corriente hacia el fondo del mar”.

Todo ello, refleja el escrito de acusación de la Fiscalía, “ocurrió con pleno conocimiento y bajo la dirección” del acusado M.G.D., a la sazón jefe del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de la Ciudad Autónoma, “sobre quien recala la responsabilidad última de la organización del servicio, la inspección y planificación de sus necesidades, desarrollo de objetivos y actividades del cuerpo, la prevención de necesidades y material, la cualificación de sus componentes, siendo conocedor y valedor de las actividades de buceo que se realizaban por los miembros del Parque de Bomberos y de sus salidas de entrenamiento, con incumplimiento de las normas básicas de cuidado o diligencias”.

Según el Ministerio Fiscal, la salida del fallecido para la práctica subacuática fue autorizada “sin comprobar los materiales para la práctica del submarinismo, con incumplimiento de las normas mínimas y esenciales”. La acusación estima que los hechos constituyen un delito de homicidio imprudente.

FUENTES: Ceuta Actualidad y El Faro  

 

Podría interesarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.