“Nuestro principal reto es cumplir con los objetivos de comunicación, seguridad y educación, entre otros”

270
Lázaro del Castillo junto a su esposa Stella con la estatuilla del ‘Hall of Fame’

El Capítulo con la comunicación, seguridad y la formación

Lázaro Del Castillo es el actual presidente del Capítulo LA&C y cumple con éste su cuarto mandato –no consecutivos- hasta 2020. Más de 28 años ligado al mundo del buceo avalan a Del Castillo, desde sus comienzos en la Armada de Colombia donde llegó a ocupar el cargo de jefe de buceo y salvamento.
Hacia 1988 decide poner al servicio del mercado nacional sus conocimientos adquiridos y funda la compañía SEBUTE S.A (Servicios de Buceo Técnico Especializado), primera empresa colombiana en formar parte del Capítulo LA&C.
Con motivo de la XXI Reunión Internacional del Capítulo en agosto quisimos entrevistar a su presidente, para conocer la trayectoria de la entidad a lo largo de sus 18 años de vida, ya que Lázaro del Castillo fue uno de los pioneros de su fundación. Además, para entender los pasos del Capítulo es imprescindible conocer la misión desarrollada por la Association of Diving Contractors Internacional (ADCI) a la que pertenece y que cumple en 2018 su 50 aniversario.

 

-Señor Lázaro del Castillo ¿Con qué objetivo nace en 1968 la ADCI y cuál es su importancia en la actualidad?

-Pues el principal objetivo de la creación de la ADCI hace 50 años, fue el de instituir una organización sin ánimo de lucro que promoviera el buceo comercial y estableciera unos estándares de seguridad, para su cumplimiento a nivel mundial.
Las Normas Internacionales para el Buceo Comercial y Operaciones Submarinas son actualmente un instrumento vital para la seguridad de más de 600 compañías del ámbito del buceo industrial y la esfera marítima, así como escuelas y otros proveedores de productos y servicios. En más de 40 países, los estándares de la ADCI se toman como un patrón para su trabajo diario. Se trata de un documento vivo y en continua actualización que recoge las técnicas más vanguardistas para la industria y son usadas por nuestros miembros y otras empresas que no son miembros. Una guía imprescindible para la realización de operaciones submarinas.

 

-¿Es por tanto el gran número de empresas que la integran su principal valor?

-No solo eso. La fuerza de la ADCI se refleja en el número de su gran membresía y también en la diversidad y experiencia dentro de ella. La asociación abarca los sectores costa afuera y tierra, tanto a nivel nacional como internacional.

“Desde sus comienzos, una de las prioridades del Capítulo LA&C ha sido la cooperación y participación con agencias reguladoras estatales y federales”

Desde sus comienzos, una de las prioridades de la entidad ha sido la cooperación y participación con agencias reguladoras estatales y federales. Esto es absolutamente necesario para desarrollar unos estándares que sean consistentes y alcanzables, que sean exigentes con la seguridad para las operaciones submarinas.
Por otro lado, la ADCI se preocupa por promover en forma adecuada la educación para el personal de la industria, hacer que todos los miembros rindan cuentas en cumplimiento de las Normas Internacionales y fomentar la comunicación abierta dentro de la industria subacuática. Los encuentros anuales sirven para esta finalidad, a la vez que amplía nuestros horizontes comerciales constantemente.
La primera reunión internacional del Capítulo LA&C fue realizada en Cartagena de Indias (Colombia) en diciembre de 2001. Ya en aquel entonces demostramos una madurez en los procesos desarrollados por las empresas pertenecientes y confirmamos el interés de alcanzar e implementar la estandarización en las regulaciones en los 38 países que cubren nuestra región.

 

¿Qué papel cumple el Capítulo LA&C en este marco de cooperación mundial?

-Ampliar las fronteras e internacionalizar los estándares de seguridad de la ADCI en nuestras regiones es nuestra principal misión.

“Los 55 miembros del  Capítulo encarnamos el propósito de la ADCI en nuestra región con una actividad incesante desde su fundación”

El proceso de internacionalización de ADCI se vio potenciado en 2000 con la creación del Capítulo LA&C y desde entonces hemos llevado a cabo una actividad incesante en nuestra región para mejorar la industria. Se cumplen más de 18 años desde aquella reunión en la Isla de Aruba (Caribe), en respuesta a una petición de varios miembros latinoamericanos de la ADCI, que ya pertenecíamos en esa época al capítulo Internacional. Yo mismo desde la Armada colombiana, que hoy es miembro de soporte, ya tenía vinculación con la ADCI antes de la fundación de SEBUTE.
Hoy contamos con 55 integrantes donde hay miembros afiliados, generales y de soporte, localizados en la región de Latinoamérica y del Caribe, que encarnamos la misión de la asociación en nuestras regiones.

 

Lázaro del Castillo recibiendo uno de los galardones

-¿Cómo han mejorado las condiciones del buceo industrial gracias al Capítulo LA&C?

-Como parte de la ADCI nuestras empresas están comprometidas a seguir las Normas Internacionales, promoviendo la seguridad, educación y la comunicación en la Industria submarina. El resultado de esto se refleja en la calidad de nuestros servicios y en la seguridad de nuestros buzos y operarios, reduciendo considerablemente los riesgos laborales dentro de nuestros lugares de trabajo.
La implementación de los objetivos en los diferentes países de nuestra región ha traído grandes beneficios. Por ejemplo, sus miembros pueden debatir de asuntos de interés regional en idioma español y asimilar mejor las sugerencias y recomendaciones de la ADCI, mejorando el apoyo y servicio a los miembros, las comunicaciones y cooperación.
Los miembros del Capítulo tienen ya una identidad internacional, como cuerpo conjunto y son identificados como poseedores de un buceo comercial viable y seguro.
Hay que destacar la mejora de las comunicaciones entre las regiones del Capítulo LA&C, que ha facilitado la cooperación e incrementado la capacidad de apoyo a sus miembros para tomar importantes decisiones. Así, está siendo posible cumplir con los objetivos comunes en sus países y poder asesorar también a las autoridades gubernamentales y reguladoras.

 

-Entonces ¿la pertenencia al Capítulo está siendo determinante en procesos de regulación del buceo industrial? ¿Qué beneficio tiene esto para las empresas?

-Así es, varios países latinoamericanos han hecho y están haciendo una revisión de sus normas y regulaciones sobre actividades de buceo comercial con una gran influencia y asesoría de la ADCI.
Además, esto también permite potenciar la relación de la compañía con el mercado regional y nacional. A través de la pertenencia al Capítulo LA&C, éstas obtienen un mejor servicio de la asociación, facilitándoles sus manuales, normas y anexos ahora en idioma español, lo que ha mejorado notoriamente la seguridad de las operaciones de buceo, las comunicaciones y la cooperación redundando en un incremento de la capacidad.

 

-¿Cuáles son los logros más destacados del Capítulo en estos 18 años?

-Haciendo un breve resumen de lo realizado desde el año 2000 al presente, vale la pena destacar varias cuestiones.
Durante la Underwater Intervention de 2001 y 2002 (Tampa y New Orleans), se presentó un stand, conformado por el Capítulo LA&C, con presentaciones y exhibiciones de brochures, vídeos, panfletos, etc., de nuestros miembros.

“Con la decidida participación y colaboración de todos los miembros esperamos en los próximos años doblar nuestros objetivos y resultados para beneficio de la ADCI y el Capítulo”

Hemos publicado la Edición 6.2, de las Normas de la ADCI en español; se han organizado más de 20 reuniones internacionales en diferentes países de la región y ha sido implementada en casi todos los países de la región la tarjeta de Certificación Buzos de la ADCI. Además, los altos directivos de la ADCI y los capítulo LA&C y Chileno hemos visitado varios países como Venezuela, Brasil, Colombia, Chile, Perú, Argentina, Panamá, México, Puerto Rico, dando a conocer la ADCI con presentaciones y otras acciones.
Como reconocimiento a nuestra labor, el Capítulo fue honrado por el Board de la ADCI, al hacerme entrega del premio ‘Presidentes Award’ en el año 2001; a Claudio Castro, presidente del Capítulo Chileno en el 2009; a Luis Giampietri del Perú, como presidente del Capítulo en 2011 y en el 2008 el Board de Directores de la ADCI, hizo la nominación e inducción al “Hall Of Fame” de la industria del Buceo, también a un servidor en la ceremonia especial del Underwater Intervención en New Orleans (EE.UU).
Con la decidida participación y colaboración de todos y cada uno de nuestros miembros, esperamos en los próximos años doblar nuestros objetivos y resultados para beneficio de la Asociación, del Capítulo y de sus miembros.

 

-¿Cuáles son los próximos retos del Capítulo LA&C?

-Cumplir con los objetivos que marcamos desde nuestra creación, fundamentalmente mejorar y aumentar la seguridad, la comunicación y la educación en el Buceo Comercial y en la Industria Submarina. Además, debemos seguir fomentando la cooperación e incrementar nuestras capacidades, establecer comunicación permanente entre nuestros miembros, crear foros para asuntos de interés nacional y establecer un acercamiento a nuestras respectivas Autoridades Gubernamentales para mejorar nuestras condiciones.
Dentro de sus metas para los años venideros, el Capítulo seguirá preservando la integridad de la ADCI y promocionando el cumplimiento de las normas para las operaciones de buceo comercial implementando la educación, comunicación y seguridad.
En este sentido es importante comentar que el Capítulo sigue incrementando el número de sus miembros para que todos estos propósitos puedan llevarse a cabo de la mejor manera. Además, esto nos da mayor representación dentro de la asociación a nivel internacional.

-Gracias por concedernos esta entrevista
-Un placer y muchos éxitos a SubaQuatica Magazine en Latinoamérica y el Caribe.

Podría interesarte