Mariscope: tecnología submarina fabricada en Alemania

2.804
El MKII de Mariscope

Mariscope: calidad alemana

La compañía de tecnología marina Mariscope Meerestechnik es el resultado de muchos años de estudio y de constante adaptación del oceanógrafo alemán Christian Haag. Las dificultades que fue encontrando en sus proyectos de investigación centrados en la relación entre los delfines y la actividad pesquera, a finales del siglo XX, le llevaron a plantearse la fabricación de sistemas que dieran respuesta a las nuevas necesidades surgidas en muchos sectores relacionados con el mar.

Filosofía de fabricación

Mariscope basa su filosofía de fabricación en la calidad, un concepto que vertebra todo el proceso de producción y postventa de la firma alemana. En su central de Gettorf se diseñan y contruyen todos los sistemas de robótica submarina y tecnología oceanográfica que prestan servicio por todo el mundo.
Mariscope respalda esta idea con su lema ‘Built to Last’ (Construido para durar). Productos que ofrezcan al usuario una durabilidad prolongada y una operatividad eficiente durante muchos años.
La fabricación se realiza con materiales que apuntan a una gran durabilidad, como el acero inoxidable AISI 316L soldado a mano con el que se construyen los robustos chasis y paneles que integran los ROVs. Esto garantiza una robustez y resistencia únicas en el mercado actual durante una larga vida útil operativa, así como bajos requerimientos de mantenimiento.

Construcción y personalización

Otro de los puntos que distingue a los sistemas de Mariscope es la construcción modular. Desde sus inicios, la compañía alemana ha implementado y mantenido un diseño modular que permite una rápida integración de elementos y accesorios a sus vehículos y que facilita un mantenimiento simple, a la vez que los dota de una gran flexibilidad durante las operaciones. Los componentes modulares industriales utilizados son intercambiables, y pueden ser fácilmente modificados, reemplazados o adaptados.
La posibilidad de personalizar los vehículos y productos a las necesidades de cada usuario constituye uno de los principales vectores para la compañía. Todos los vehículos que Mariscope fabrica pueden ser adaptados y personalizados por sus clientes según las características de su aplicación, a partir de modelos preestablecidos.

Costes asequibles

Basados en la idea de personalización, los responsables de Mariscope entendieron que la producción en masa no era el camino a seguir. Generar soluciones reales adaptadas a cada cliente era el objetivo. La compañía sigue creyendo hoy día que ofrecer tecnología de vanguardia a un precio asumible por empresas e instituciones, a la vez que se da un soporte y atención personalizados, no es algo incompatible.

Garantía de por vida ilimitada

Otro de los aspectos fundamentales que han permitido a Mariscope distanciarse del resto es la garantía de por vida sin límite de horas de uso que ofrece para sus sistemas. Esto respalda su filosofía y producción, contraria al concepto de obsolescencia programada impuesta en el mercado.

Hechos para trabajar en las situaciones más exigentes

Innovación

Desde que Mariscope lanzara en 1995 su sistema de cámaras de vídeo de tamaño ultrareducido MICRO (no en vano, se comercializaron bajo el lema ‘MICRO, pequeña como una lata de Coca-Cola’), la compañía no ha abandonado en ningún momento la línea de la innovación y la actualización tecnológica continuas.Muchos de los sistemas que Mariscope ofrece a día de hoy son diseños renovados y mejorados de modelos anteriores que han tenido una operatividad excepcional. Es el caso del sistema de vídeo VideoCom o de los ROV Commander y sus posteriores evoluciones.

El sistema DROPCAM de Mariscope

Aplicación multidisciplinar

La compañía tecnológica alemana se ha demostrado como un referente en el suministro de equipamiento de última generación para sectores con necesidades tan distintas como el salvataje, la investigación oceanográfica, la acuicultura o el buceo comercial. Ha aportado a empresas e instituciones de cada uno de ellos soluciones adaptadas a cada proyecto y al éxito de los trabajos desempeñados.
Son muchas las empresas que siguen confiando en su implicación, servicio e innovación incluso hasta 25 años después de su primer contacto.

Expansión internacional

Con la entrada del nuevo siglo, el sector de la acuicultura, fundamentalmente en las zonas australes de Latinoamérica, se estaba desarrollando a pasos agigantados. Este auge traía consigo nuevas demandas tecnológicas, algo que llevó a la empresa matriz a abrir Mariscope Ingeniería en Puerto Montt (Chile), en el año 2001. La compañía introdujo la robótica submarina en las explotaciones acuícolas.

La incorporación de esta tecnología, no utilizada en esta actividad anteriormente, generó un importante cambio en la dinámica del sector, que ahora necesitaba un soporte continuo. Es ahí donde Mariscope se consolidó como empresa de referencia, ofreciendo un servicio técnico adecuado en esta región a todos aquellos productos vendidos y fabricados por la casa matriz.

La estrecha relación con Argentina y la Península de Valdés, gracias a los proyectos oceanográficos con Whales Argentina, complementados con el desarrollo y fabricación para la Prefectura Naval Argentina de un MK II especial para salvataje y operaciones EOD con múltiples funciones, llevó a que la empresa estableciera una delegación en el país: Mariscope Argentina en 2014, que nació con el mismo concepto que el utilizado para Chile.

En 2020, una vez consolidado su éxito en el mercado latinoamericano, Mariscope vuelve a impulsar sus operaciones en Europa, abriendo un canal de atención y comunicación con sus clientes a través de Mariscope Mediterráneo, con sede en Barcelona.

Podría interesarte