Los drones submarinos de Dimitri Rebikoff: orígenes del mundo ROV

66
El ‘Poodle’, el primer dron submarino, creado por Dimitri Rebikoff

Rebikoff, los orígenes del mundo ROV

Ahora son rojos, azules o amarillos. Se controlan con un mando desde la superficie, tienen sensores para todo y hasta son capaces de coger una taza de café del fondo marino. Todos estos avances en el mundo ROV no hubieran sido posibles sin el empeño de un perspicaz ingeniero francés: Dimitri Rebikoff.

Captar las profundidades

Esta es la historia de un matrimonio obsesionado por capturar en imágenes la inmensa vida que albergaban las profundidades marinas. Cientos de vueltas a la cabeza y otras tantas de tuerca para conseguir finalmente poder desplazarse bajo el agua de una forma eficaz. Todo lo que seas capaz de hacer ahora con un dron submarino se lo debes en buena parte a ellos.

Dimitri Rebikoff (Paris, 1921 – Florida, 1997) y Ada Niggeler (1913-2011) están considerados como los pioneros de la fotografía submarina. Su entusiasmo por registrar la flora y la fauna marinas del Mediterráneo les llevó a desarrollar equipos que pudieran responder a las nuevas necesidades que se abrían ante ellos.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Dimitri Rebikoff realizó sus estudios superiores de ingeniería en la Universidad de la Sorbona en París. Más tarde, se estableció en la ciudad suiza de Lausana, donde abrió el taller en el que desarrolló su primer invento importante: un medidor de color y temperatura para fotografía.

Material fotográfico desarrollado por Rebikoff e Ivanoff

Un año más tarde, la invención del flash electrónico portátil marcó un hito en la fotografía científico-técnica. Se hacía posible tomar una instantánea del disparo de una bala con una velocidad de obturación de hasta 1 millonésima fracción de segundo. Esta serie de innovaciones se completó con la incorporación de lentes de corrección subacuática desarrolladas junto a su colega Ivanoff.

Volar bajo el agua

Los nuevos retos ya no solo estaban en poder capturar imágenes de mejor calidad. Ahora se necesitaba ir más rápido, más profundo y llevar más equipo. Nuevas especies de flora y fauna, rincones escondidos o pecios inalcanzables para los submarinistas se convirtieron en el objetivo. De esta idea empezaron a surgir los primeros diseños de vehículos para desplazarse bajo el agua.

El ‘Remora’, uno de los hermanos del Pegasus, desarrollado por Rebikoff

En 1952 desarrolló del primer scooter submarino, el ‘Torpille’. Su diseño constaba de un cilindro metálico resistente a la presión, al que se le colocó una hélice propulsora en la parte posterior. Las palas de dirección, situadas en la parte delantera, se controlaban manualmente.

Este prototipo fue la base del vehículo submarino más famoso del inventor francés: el ‘Pegasus’. La unidad era más grande y tenía un diseño más ergonómico que su predecesor. El propulsor era más potente y las palas más largas. Literalmente “volaba bajo el agua”, según relataban publicaciones de la época. El ‘Pegasus’ tuvo otras dos versiones más, denominadas ‘Remora’ y ‘Sea Inspector’.

‘POODLE’: el primer ROV

La gran funcionalidad del ‘Torpille’ dio pie a un nuevo concepto. ¿Por qué no controlar el vehículo desde la superficie? Así nació el ‘Poodle’.

Rebikoff añadió cables y umbilicales a las piezas de propulsión y dirección, que estaban conectadas a un sencillo panel de control en superficie. Sobre el chasis instaló una cámara de última generación con lentes especiales para fotografía submarina.

En su primer uso en 1954, el ‘Poodle’ envió a la superficie imagen de vídeo de dos pecios fenicios previamente inexplorados, a más de 200 metros de profundidad.

Legado imparable

Tanto el ‘Sea Inspector’ como el ‘Pegasus’ fueron equipados con cámaras y utilizados con éxito por compañías petroleras, por la U.S. Navy o por instituciones científicas Oficina Oceanográfica de la Marina de los Estados Unidos, así como en un gran número de producciones cinematográficas.

Sus diseños dieron lugar a distintas adaptaciones a lo largo de los años, que resultaron en vehículos tripulados y no tripulados con un extendido uso en el ámbito militar, en países como Estados Unidos, Reino Unido o la extinta Yugoslavia.

Vehículo submarino Ronilica R2M1 del ejército yugoslavo, basado en diseños de Rebikoff

En la década de 1980, Dimitri Rebikoff fundó el Instituto de Tecnología Marina en Fort Lauderdale, Florida, una entidad sin ánimo de lucro dedicada a la investigación marina que dirigió hasta su fallecimiento en 1997.

Podría interesarte