La US. Navy experimenta con un nuevo Rebreather que mejora las condiciones para sus operaciones

3.394
Buzo de la Armada de los Estados Unidos equipándose para la inmersión.

La US. Navy Experimenta con un nuevo Rebreather

El musculoso buceador de la Marina de Estados Unidos (US. Navy)  colocó un regulador de soporte vital de 60 libras en su espalda, y luego se puso un casco de metal de 30 libras (13.60 km).

Otros buzos conectaron su traje de buceo a una manguera “umbilical” que bombea gas respirable y establece comunicaciones con la superficie. Después de recibir la aprobación para golpear el agua, el buceador descendió a una gran piscina de prueba en el Naval Surface Warfare Center Panama City (NSWC), Florida, sede de la Unidad de Buceo Experimental de la Armada.

La Armada experimenta con tecnología dentro del programa TechSolutions de la Oficina de Investigación Naval Global (ONR Global), dedicado a la ciencia y tecnología que desarrolla prototipos de tecnologías para abordar los problemas expresados ​​por los marineros y los infantes de marina, generalmente en 12 meses.

La tecnología está patrocinada por el programa TechSolutions de la Oficina de Investigación Naval Global (ONR Global). TechSolutions es el programa de ciencia y tecnología de respuesta rápida de ONR Global que desarrolla prototipos de tecnologías para abordar los problemas expresados ​​por los marineros y los infantes de marina, generalmente en 12 meses.

Las misiones de buceo de la Armada incluyen rescates submarinos, eliminación de artefactos explosivos, mantenimiento del casco del barco, recuperación de equipos hundidos y salvamento de embarcaciones y aeronaves.

Debajo de las olas, los buzos de la Marina respiran una cuidadosa mezcla de oxígeno y nitrógeno. Por debajo de 150 pies( 45.7 metros), sin embargo, el nitrógeno se vuelve tóxico, lo que lleva a la narcosis de nitrógeno, un estado de somnolencia que puede entorpecer severamente la agudeza mental y poner en peligro el regreso seguro a la superficie.

Solución de problemas bajo el agua

La solución es reemplazar el nitrógeno con helio. Sin embargo, el helio es caro y difícil de obtener debido a la escasez mundial reciente. Y la Marina necesita mucho para misiones y ejercicios de entrenamiento, lo que requiere que los contenedores de gasolina sean transportados en barcos o aviones que los acompañen.

El rebreather MK29 resuelve estos problemas. El oxígeno-helio usado se filtra a través de un depurador de dióxido de carbono, que elimina el dióxido de carbono y recicla los gases respirables de vuelta al buzo.

Por debajo de los 150 pies (45.7metros) el nitrógeno se vuelve tóxico y provoca narcosis. La solución es reemplazar el nitrógeno con helio y el rebreather MK29 resuelve algunos problemas de costes

Los resultados de las pruebas sugieren que este sistema será un activo importante para los buzos de la Armada, quienes no solo pueden realizar más inmersiones, sino también permanecer más tiempo bajo el agua si se interrumpe el suministro de gas en la superficie.

El MK29 incluso reduce el ruido de la respiración y el empañamiento de las ventanas del casco. También es la primera pieza del equipo de buceo de la Armada en ofrecer tubos de titanio impresos en 3D que conectan las mangueras desde el colector de respiración del casco hasta la mochila reguladora. Ese titanio reduce el riesgo de respirar mangueras cortadas por objetos submarinos afilados o dentados.

La idea del MK29 provino de un buzo maestro de NSWC Ciudad de Panamá, que se puso en contacto con TechSolutions para buscar una forma de reducir el consumo de helio al tiempo que utilizaba la tecnología de reciclado recientemente disponible. Reconociendo la experiencia de Camperman y su equipo, TechSolutions les pidió que desarrollaran el MK29.

El equipo de investigación de Camperman llevará a cabo más pruebas MK29 este año, y esperamos ver el rebreather emitido en toda la flota para el próximo año.

FUENTE: mercadomilitar.com

 

Podría interesarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.