“Nuestra filosofía empresarial en COMEX conjuga servicio de calidad, rendimiento económico y excelencia”

94

La filosofía empresarial en COMEX

Alexandra Oppenheim Delauze (Marsella, 1966) ha escuchado en primera persona aventuras y experiencias sobre buceo desde que era pequeña. Su segundo apellido tiene mucho que ver en eso, ya que es nieta de Henri Germain Delauze, el mítico ingeniero, buzo y empresario francés que fundó la Compagnie Maritime d’Expertise (COMEX) en el año 1962.
En 2016, tras el fallecimiento de su madre, Alexandra pasó a ser la directora ejecutiva de COMEX. En octubre de 2022 delegó el cargo en el ingeniero Alexandre Oskian y ocupó el puesto de presidenta de la compañía.
A finales de 2023 creó el Fondo de Perpetuidad de Comex, al que aportó todos sus activos financieros para lograr que la compañía fuese de su propiedad.
La señora Oppenheim estudió ciencias económicas, filosofía e hizo un posgrado de gestión de Social Management.
SubaQuatica Magazine ha querido entrevistarla para conocer de primera mano los nuevos retos a los que se enfrenta esta mítica institución tras su proceso de reconversión.

 

P – ¿Cuál ha sido su papel en Comex desde que entró en la dirección de la compañía?
R- Mi primer objetivo cuando adquirí la dirección de COMEX fue continuar con el afianzamiento y la expansión de nuestra principal actividad como ingenieros en entornos de presión controlada.
De otra parte, hemos procurado aumentar la cartera de clientes y ampliar nuestra presencia en los sectores industrial, de defensa y médico, a través de acciones comerciales y la muestra de las innovaciones técnicas que estamos desarrollando.
De forma paralela, pusimos en marcha un programa de creación de nuevas líneas de equipos, como inyectores hiperbáricos, cámaras de recompresión de nueva generación (como la suministrada a la Armada francesa) y otros que se encuentran actualmente en fase de desarrollo.
Igualmente, quisimos reforzar el servicio de mantenimiento técnico de cámaras hiperbáricas y otra maquinaria industrial (como por ejemplo, las desarrolladas para la compañía relojera Rolex).

“Mi primer objetivo es continuar con el afianzamiento y la expansión en el área de la ingeniería en entornos de presión controlada”

Mejorar la visibilidad de nuestro centro de pruebas hiperbáricas e hipobáricas con sus modernas instalaciones, ha sido otro objetivo, para lo que hemos colaborado con entidades como la NASA, Centro Nacional de Estudios Espaciales francés (CNES) o la compañía nuclear ONET.
Una de las novedades de esta última etapa ha sido la creación de un centro de formación y especialización en riesgos acuáticos para personal que desarrolla su actividad en dicho medio, que está acreditado por varias entidades internacionales.
Bajo mi dirección, he tratado de aplicar una filosofía empresarial que conjugara tanto el rendimiento económico como el servicio de máxima calidad y la excelencia.

 

Hablando de investigación y desarrollo, ¿qué tipo de pruebas y estudios está realizando actualmente COMEX sobre entornos hiperbáricos?
Tenemos varios frentes abiertos en este sentido. Actualmente, estamos desarrollando cámaras de descompresión especiales para los buques que dan apoyo a los buzos desminadores de la Armada francesa, así como otras para integrarlas directamente en las tuneladoras de modo que los trabajadores puedan realizar sus procesos in situ.
Por otro lado, nos hemos volcado en ofrecer soluciones técnicas y maquinaria especializada de alta presión para el pujante sector del hidrógeno.

En el plano de la medicina, estamos mejorando nuestros sistemas de atención a pacientes y accidentados en cámaras de oxigenoterapia hiperbárica.
Uno de los proyectos más interesantes en los que estamos participando a nivel europeo es el Euduruns, que persigue el desarrollo de un vehículo submarino autónomo híbrido de larga autonomía, alimentado por pilas de combustible o pilas de hidrógeno.
Por último, también realizamos continuas campañas de pruebas hiperbáricas (con presiones superiores a los 35 bares) para equipos destinados a trabajos offshore, como por ejemplo los flotadores sumergidos.

¿Cuáles son los nuevos equipos y servicios de COMEX para la industria del buceo comercial?
En la misma línea que comentaba anteriormente, uno de nuestros pilares en el desarrollo de equipos para aumentar la salud y seguridad de los buzos lo constituyen las cámaras hiperbáricas de nueva generación.
Nuestro objetivo es que estos sistemas estén dotados de un equipamiento cercano al que se puede encontrar en un centro hospitalario. Además, hemos incorporado un control automático de los paneles de tratamiento, algo que supone una mejora notable tanto en la seguridad como en el confort de los buzos. Este sistema se completa con equipos de respiración, monitorización y desfibriladores con capacidad para funcionar de forma telemática, transmitiendo datos y variables de los usuarios en tiempo real al equipo médico fuera de la cámara.
Por otro lado, hemos aprovechado nuestra amplia experiencia en el medio hiperbárico y el alto nivel de nuestros instructores para poner en marcha cursos de formación y especialización en la gestión de los riesgos propios de actividades acuáticas y subacuáticas. Nuestras modernas instalaciones y los equipos que se facilitan, marcan la diferencia en el grado de excelencia.

“La formación y la capacitación han sido pilares en COMEX desde su fundación y ahora hemos creado un centro dedicado a abordar y gestionar riesgos acuáticos”

Igualmente, COMEX ha creado un eficiente banco de prueba para reguladores de buceo, donde poner al límite los equipos y evitar posibles fallos.
Por último, no podíamos dejar de lado las nuevas herramientas que nos facilita la informática. En este sentido, la compañía está involucrada en el desarrollo de N-Tracker, una herramienta digital conectada a Internet creada para minimizar los riesgos de sufrir accidentes descompresivos a profesionales de cualquier medio hiperbárico. Esta aplicación registra automáticamente las exposiciones en el logbook digital y establece el plan de descompresión adecuado.

 

¿Podría decirse que esta nueva etapa ha supuesto un cambio en la compañía con respecto a otras épocas?
No hablaría de un cambio propiamente dicho. Más bien se ha producido un proceso de reconversión de nuestra actividad. Hemos orientado nuestra ingeniería al desarrollo de sistemas de gestión de presiones controladas, como las cámaras u otra maquinaria especializada, dejando atrás la construcción de equipos subacuáticos.

 

¿Cómo se produjo dicho proceso de reconversión de la compañía?
Diría que ha fluido de forma natural. No ha sido una ruptura brusca. Hemos procurado adaptar nuestra trayectoria, experiencia y profesionales a nuevas industrias relacionadas fundamentalmente con el mar.

 

Las operaciones de buceo cada vez requieren más protocolos y sistemas de seguridad. En su opinión ¿qué puede aportar COMEX para incrementar la seguridad en la industria?
Todos los desarrollos y proyectos que estamos comentando, tienen entre sus principales objetivos ser eficientes y reducir los riesgos para los buzos y otros profesionales hiperbáricos en trabajos que son peligrosos por naturaleza. Quizás nuestras exigentes fases de prueba de equipos, aporten un plus en este sentido.

 

¿Cuál es la visión de COMEX con respecto a la formación en buceo comercial y otros entornos hiperbáricos?, ¿y los próximos pasos en este sentido?
La formación y capacitación han sido pilares fundamentales en COMEX desde su fundación. En la actualidad, dado el rápido crecimiento de las energías renovables, como la eólica o los paneles fotovoltaicos flotantes, que se desarrollan en el medio acuático, el riesgo para el personal no capacitado e inexperto es una realidad innegable. Para abordar esto, hemos creado el Centro de Capacitación y Experiencia COMEX, dedicado a abordar y gestionar los riesgos acuáticos, para apoyar eficazmente a estos nuevos participantes. Aprovechando nuestra experiencia e ingeniería de formación, continuaremos enriqueciendo nuestro catálogo de formación con programas innovadores, aspirando a convertirnos en un centro de formación clave.

¿Cree que COMEX sigue manteniendo los valores y la filosofía con los que fue fundada por su abuelo y que les llevaron a ser una compañía de referencia en la industria?
Sí, a pesar de haber reorientado nuestra actividad en torno a la presión controlada, valores como la pasión, la excelencia y la innovación siguen formando parte de nuestro ADN. Estos valores han guiado a COMEX desde sus inicios en todas sus actividades pasadas, presentes y, por supuesto, lo seguirán haciendo en futuros proyectos.

¿Cuál es la relación o colaboración que existe entre COMEX y Comanex para el desarrollo y la mejora de la industria?
Aunque Comanex es una compañía independiente, forma parte de la familia COMEX. Ofrece equipos y materiales desarrollados en parte por COMEX para sistemas de buceo en saturación a nivel mundial. Juntos, estamos trabajando en la implementación de distintas innovaciones para los equipos. Por ejemplo, un nuevo sistema de análisis de gases para un simulador de buceo de hasta 500 metros.

COMEX es recordada como una compañía legendaria, acompañada de grandes hitos para el desarrollo de la industria subacuática ¿qué queda de aquellos tiempos?
A lo largo de nuestra historia, la innovación y la pasión siempre nos han guiado a superar los límites tecnológicos y humanos, incluidos los récords mundiales con Hydra VIII e Hydra X (incluido en el nº22 de nuestra revista). Esto sigue estando presente en la compañía. Actualmente, apoyamos a nuevos aventureros como Frédéric Swierczynski, poseedor del récord mundial de buceo en cuevas (llegando a -308 metros), en cuya preparación participó COMEX.

 

 

Podría interesarte