“Las Malas Prácticas en los Puertos Deportivos bloquean el desarrollo del Buceo Profesional en Palma de Mallorca”

3.423
En Puerto Andrax, un buzo prepara la inmersión en autónomo mientras, curiosamante, un umbilical está sumergido en el agua. No hay supervisor ni equipo humano reglamentario.

Intrusismo profesional y competencia desleal en Buceo Profesional

El intrusismo profesional y la competencia desleal en el mundo del Buceo Profesional sigue siendo noticia en diferentes lugares de la geografía española. Días atrás, SubaQuatica Magazine hacía pública la situación de ilegalidad que denunciaban profesionales del sector en algunos parques acuáticos de Canarias. Hoy la situación se traslada a Baleares donde existen “empresas que no cumplen con las normas de seguridad básicas y donde los puertos deportivos mantienen malas costumbres que ponen trabas al buen desarrollo del sector y, a su vez, generan serios riesgos para la vida de los buzos”, explican desde la Asociación Nacional de Empresas de Buceo Profesional (ANEBP).

Desafortunadamente, las compañías del sector que se afanan por cumplir con el II Convenio Colectivo de Buceo Profesional, tienen que convivir actualmente con empresas que no cumplen con la normativa o incluso con freelances ilegales que trabajan sin ningún control. En definitiva, ni cumplen con el convenio ni con lo establecido en la Orden Ministerial de 1997.

Empresas en Palma de Mallorca denuncian situaciones irregulares en la práctica del buceo profesional en los puertos deportivos

Este es el caso que algunas empresas denuncian en Palma de Mallorca donde las situaciones irregulares – especialmente en los puertos deportivos – están a la orden del día. En la isla existen alrededor de 120 puertos para embarcaciones de recreo y en sus aguas el tráfico de este tipo de barcos es frecuente y muy denso. Estas entidades deportivas mueven ingentes cantidades de capital al año en concepto de atraque y otros servicios que brindan a residentes y visitantes esporádicos. Teniendo en cuenta que Mallorca recibe embarcaciones con esloras que superan los 100 y 120 metros, se entiende que los puertos deportivos se convierten pues en un suculento negocio.

La labor de los buzos en un puerto deportivo es fundamental dentro del catálogo de servicios que un puerto deportivo ofrece. La inspección y mantenimiento al casco del barco; el rescate de una embarcación siniestrada o de algunos de sus elementos sumergidos, incluso la instalación en el propio puerto de un sencillo anclaje bajo las aguas, son algunas de las tareas que deben pasar por las manos de un buzo profesional.

 

Malas prácticas en los puertos deportivos

Carlos Rey, CEO de Naviera Daedalus

Pero las empresas que explotan los puertos deportivos “no están cumpliendo con la normativa”, asegura Carlos Rey, CEO de Naviera Daedalus y un veterano empresario del sector del buceo profesional en las islas. “En los puertos deportivos se siguen manteniendo las malas costumbres que se vienen perpetuando desde años atrás. Es decir, si hay que realizar un trabajo subacuático, mandan a un marinero del puerto o un buzo deportivo sin preparación necesaria para estas operaciones”, explica. “Esta situación, además de ser un claro ejemplo de competencia desleal y desobedecer la normativa para las actividades subacuáticas, pone en riesgo la vida de los buceadores. Y no me refiero solo al incumplimiento del II Convenio Colectivo de Buceo Profesional sino también al dictamen de la Orden Ministerial de 1997 en la inmensa mayoría de los casos”, explica Rey.

“En los puertos deportivos se siguen manteniendo las malas costumbres que se vienen perpetuando desde años atrás. Es decir, si hay que realizar un trabajo subacuático, mandan a un marinero del puerto o un buzo deportivo sin preparación necesaria para estas operaciones”. Carlos Rey, CEO de Naviera Daedalus

“Motores de zodiac de asistencia en funcionamiento con el buzo en el agua; uso de equipos prohibidos por la normativa como narguiles o equipos autónomos, incluso buceadores operando sin acompañante y sin ninguna comunicación con la superficie, son solo algunas de las irregularidades que se pueden ver en algunos puertos deportivos”, expone el CEO de Daedalus, empresa asociada de ANEBP.

Sobre las razones de estas prácticas, Carlos Rey opina que “el beneficio económico está detrás de este asunto. Las empresas de buceo están trabajando con equipos ilegales y no quieren hacer frente a los gastos por la compra de los equipos obligatorios, a pesar de que sus operaciones ponen en riesgo a sus trabajadores. Algunas, incluso disponen de ellos pero no los utilizan; quizás por desconocimiento en algunos casos. Por otro lado, los puertos deportivos están acostumbrados a pagar poco por los servicios de buceo o, como indiqué antes, a realizar estos trabajos con sus marineros. Algunos puertos ofrecen servicios de buceo gratuito a los grandes yates con la intención de captarlos como clientes, a pesar del daño que le hacen a nuestro sector y el riesgo al que someten a buzos o marineros con sus prácticas ilegales”, argumenta detalladamente.

 

Soluciones en Palma de Mallorca y saneamiento del sector

Sobre las soluciones a la problemática que se plantea en la isla, Carlos Rey es contundente: “las sanciones por el incumplimiento de la normativa es la vía más eficiente. Pero para ello tenemos que tener el respaldo de la Guardia Civil y la Inspección de Trabajo. En Mallorca las competencias sobre el control de nuestra actividad la ejerce la Guardia Civil, quedando la Capitanía Marítima un poco al margen en estos asuntos. Es necesario que la Benemérita conozca lo que dicta el Convenio Colectivo y hasta dónde llega su aplicación, para lograr su total cumplimiento en todo el territorio nacional. Algunas empresas en Mallorca dicen haber sido informadas por la Guardia Civil de que el convenio es solo para el cumplimiento de las empresas asociadas en ANEBP. Este argumento es falso, pues el convenio se aprueba por una Resolución de la Dirección General del Empleo, dependiente del Ministerio de Empleo y es de obligado cumplimiento para todas las empresas que desempeñen cualquier operación o actividad subacuática profesional. Cualquier empresa que no cumpla con lo establecido con el convenio está cometiendo una ilegalidad, que además pone en riesgo la vida de los buceadores”, expone el responsable de Naviera Daedalus.

“Necesitamos el respaldo de la Guardia Civil para el cumplimiento de la Normativa. El Convenio Colectivo se aprueba por una Resolución de la Dirección General del Empleo, dependiente del Ministerio de Empleo y es de obligado cumplimiento para todas las empresas que desempeñen cualquier operación o actividad subacuática profesional”.Carlos Rey, CEO de Naviera Daedalus

“En conclusión, esta situación ocasionada en parte por los puertos deportivos y por buzos que operan ilegalmente o sin la titulación obligatoria, provoca un importante bloqueo para la rentabilidad de las empresas legalmente constituidas y que cumplen con la normativa en la isla. Es decir, permite la competencia desleal a través de prácticas ilegales por parte de empresas de buceo, a la vez que atrae a freenlaces sin preparación para realizar múltiples trabajos”.

Los servicios a estos puertos deportivos podrían ofrecerse a través de un canon anual para que los precios no fuesen tan elevados para operaciones de poca envergadura.

“Lo triste es que la afluencia de yates que tiene la isla y el importante número de puertos deportivos, supone una notable fuente de ingresos que podría permitir la convivencia de un número considerable de empresas de buceo profesional cumpliendo con la normativa. Es cierto que con el convenio se extreman las normas de seguridad y las operaciones deben realizarse con equipos de suministro desde superficie y no menos de 5 miembros en el equipo humano de buceo. Esto encarece el servicio pero evita en gran medida los accidentes laborales, tan reiterados desgraciadamente en el sector. Los servicios a estos puertos deportivos podrían ofrecerse a través de un canon anual para que los precios no fuesen tan elevados para operaciones de poca envergadura. Teniendo en cuenta el número de puertos en la isla y la conexión entre ellos, sería una fórmula interesante a poner en práctica. En definitiva, trabajar acorde con la normativa es perfectamente viable para ambas partes. La clave en este asunto es el cambio de mentalidad y la voluntad de querer avanzar hacia una situación con más garantías de calidad y más seguridad en el plano laboral”, concluye Carlos Rey.

 

 

Podría interesarte