El salvamento marítimo, en peligro por una rebaja de los salarios del 30%

372
Rescate efectuado por el Helimer Cantábrico el pasado agosto en la costa gijonesa. / AURELIO FLÓREZ

Peligra el salvamento marítimo por una rebaja de los salarios 

El servicio de salvamento marítimo español es uno de los mejores considerados en Europa. También es muy valorado por los ciudadanos, que reconocen su arriesgada labor en rescates en alta mar que muchas veces parecen imposibles. Pero lo que pocos ciudadanos saben es que estos profesionales, junto a muchos que se dedican a la lucha contra los incendios o el transporte sanitario, viven un grave conflicto laboral. Son los 1.300 trabajadores que dependen de la empresa de helicópteros Babcock MCS España y que les quiere aplicar, de manera unilateral, una rebaja de salarios que alcanza el 30%. Y eso que aseguran que son los pilotos de helicóptero más cualificados y que actualmente cobran la mitad que en cualquier otro trabajador con su cualificación

El pasado 17 de mayo este colectivo comenzó una huelga que ha conseguido poner de acuerdo a todos los sindicatos implicados: UGT, Comisiones Obreras, CGT, Sindicato Libre de Trabajadores Aéreos, CSIF y Sindicato Independiente de Pilotos de Líneas Aéreas. Aunque se han establecido unos servicios mínimos de casi el cien por cien, la base de salvamento marítimo en el puerto de El Musel se ha visto afectada. El caso es que han parado por completo los trabajadores de los centros técnicos de la empresa, ubicados en Albacete y Alicante. A ellos es donde hay que llevar los helicópteros cuando cumplen unas determinadas horas de vuelo, pero la realidad es que la huelga hace imposible que se realicen las revisiones. Por ello, en muchas bases, entre ellas la de Gijón, se ha optado por no realizar vuelos de entrenamiento para no consumir esas horas que les obliguen a realizar el mantenimiento de la aeronave.

practicas en el marco del congreso de rescatadores gijon 06-06-2014 foto josé simal

El problema es que Babcock MCS España plantea una rebaja salarial del 30%, cuando el sueldo de estos profesionales es ya de los más bajos de Europa. Cada uno de los experimentados pilotos de salvamento marítimo gana unos 4.200 euros mensuales, cantidad que baja en torno a los 3.500 euros en el caso de los que se dedican a luchar contra los incendios. Los rescatadores más veteranos apenas alcanzan los 2.000 euros y los novatos rondan los 1.400. La comparación con otros países es sonrojante. Si en las líneas de helicópteros de pasajeros españolas, con muchos menos riesgos, los pilotos cobran unos 5.000 euros mensuales, en otros lugares como el Reino Unido, Noruega y Mozambique alcanzan los 8.000, con el doble de vacaciones que en nuestro país.

Los sindicatos achacan esta situación a «la mala fe demostrada por la empresa», que, según apunta, está mostrando una actitud beligerante que «pone en peligro» tanto la campaña de verano contra los incendios (no están afectados los equipos de Bomberos de Asturias, que pertenecen a otra empresa denominada Habock Aviation) como el salvamento marítimo. Los sindicatos aseguran que se trata de «una gestión nefasta» de los recursos de Babcock, que ha hecho que alegue «una situación económica que no pueden demostrar». Además, apuntan que la empresa quiere que esas supuestas deudas sean pagadas con la rebaja de los salarios de los trabajadores. Por eso, advierten de que mantendrán las movilizaciones, que «continuarán endureciéndose durante todo el verano y hasta que se resuelva el conflicto».

Los sindicatos tienen claro que no permitirán «un retroceso tan brutal en nuestros derechos laborales y económicos». Por ello, el Sindicato Libre de Trabajadores Aéreos reclamó «unas elecciones sindicales que la propia empresa tiene paralizadas». Así, advierte de que el comité de empresa «lleva caducado dos años». Para UGT la situación es «inaceptable» y achaca parte del problema a que, ante el previsible ‘Brexit’, al empresa se dividió en dos en España, una parte dedicada al área de operaciones y la otra al de mantenimiento y estructura. Ante la importancia de los servicios que ofrece esta empresa y que son producto de hacerse con concursos públicos de diferentes administraciones, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) reclama «a la Administración tomar parte en las negociaciones». Valora, de este modo, «la arriesgada labor de estos trabajadores cada vez que despegan», por lo que piden que todas las bases aéreas apoyen las movilizaciones.

 

Situación en Gijón

La base del Helimer Cantábrico en el puerto de El Musel no está falta de problemas. El caso es que a las cinco tripulaciones de las que dispone le faltan dos pilotos de helicópteros y tres de sus rescatadores están de baja. Pero lo malo es que no hay profesionales con los que cubrir esas deficiencias, ya que son muchos los que optan por dedicarse a otro tipo de compañías, como pueden ser las de pasajeros. Esta situación, unida a la ya señalada de la necesidad de ahorrar horas de vuelo a la aeronave, hace que se hayan rebajado mucho las salidas del helicóptero, limitándose prácticamente a cubrir las emergencias que surjan.

Desde la convocatoria de la huelga se han realizado concentraciones de protesta en bases de salvamento marítimo como las de Alvedro (La Coruña), Tenerife, Valencia y Alicante. No se descarta que en próximas fechas la base de Gijón albergue alguna de estas protestas, ya que sus componentes están secundando los paros convocados.

Además, también están afectados por este conflicto los pilotos de los helicópteros contratados por el Ministerio de Agricultura para la lucha contra los incendios y que en Asturias operan en la base de las Brigadas de Intervención de Incendios Forestales (Brif) de Tineo y, eventualmente, en el concejo de Ibias. Y todo ello cuando se acercan los meses de verano y se prevé que aumente la incidencia de los siniestros forestales en toda la geografía asturiana.

 

FUENTE: El Comercio

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Podría interesarte