El Camino de Santiago para Buzos cuenta con su primer monolito

303

El Camino de Santiago para Buzos

Bizkaia (País Vasco- España) ya tiene su primera piedra del Camino de Santiago para buceadores. Cuatro submarinistas colocaron el pasado viernes  el único monolito sumergido que tiene la ruta en el territorio histórico. Sobres las siete y media de la tarde, realizaron una inmersión a la altura del viejo espigón de La Galea, que está frente al faro, para hundir esta señal, la segunda que se ha colocado por el momento entre Hondarribia (Gipuzkoa) y Santiago de Compostela (Galicia). El siguiente hito, en una fecha todavía por concretar, lo pondrán tierra, en el Puerto Deportivo de Getxo.

Tras el de Camino de Santiago a vela, ‘Santiagua’ es otro proyecto que va tomando forma en el Cantábrico. El trazado obliga a realizar las etapas buceando, así como un tramo de trekking. El bilbaíno Adolfo Rodríguez es el experto submarinista impulsor del proyecto, al que se unieron otros dos amantes de los fondos marinos, el eibarrés Iker Iraolagoitia y la murciana Inma Martín. Diseñaron la iniciativa ya el pasado año, pero se pondrá en marcha por primera vez este verano.

El día 25 de julio, festividad de Santiago, partirán de Hondarribia y completarán el primer tramo, que concluirá en el alto de Ulia. El segundo irá de San Sebastián a Mutriku, y el tercero llegará desde esta localidad guipuzcoana hasta Bermeo. Será el cuarto el que recale en Getxo, con un trazado a pie hasta Bilbao.

Rodríguez asegura que ha conseguido el respaldo del Gobierno vasco y del Ayuntamiento de Getxo a su idea para los ‘peregrinosub’, que es como llama a los peregrinos que usarán neopreno para completar el camino buceando y a pie. La ruta tiene 22 etapas y pretenden que se selle oficialmente a quienes la completen.

 

50 kilos

Para marcarla, colocarán un total de siete monolitos en los fondos marinos, piedras que alcanzan los 50 kilos de peso. Además, habrá otros tantos en tierra. «Incluyen la concha característica que señaliza el Camino y una flecha indicando la dirección a seguir para llegar a Santiago, con un buzo dibujado», detalla el responsable, quien reconoce que sigue contactando con clubes de buceo que quieran participar en esta experiencia.

Admite que «la logística es complicada». Hacen falta vehículos para llevar a los participantes y el material tanto hasta los puntos de inmersión como a los programados para la salida. Se trata de hacerlo en grupo y de tener buzos expertos para las personas menos avezadas que se animen a realizarlo.

No obstante, Rodríguez está muy satisfecho por lo logrado hasta el momento. «Esto es la consecuencia de un sueño que dura cuatro años. La verdad es que me siento un poco como San Pedro, colocando la primera piedra», comentó antes colocar las sujeciones al monolito de La Galea

Podría interesarte