Buzos recolectores sufren sendos accidentes durante la campaña de recogida de ocle en Llanes (Asturias)

1.197
El buque Virgen de la Guía donde faenaban uno de los accidentados

Buzos accidentados en campaña de recogida de ocle

Dos accidentes laborales han tenido lugar en Llanes en las últimas semanas, donde buceadores recolectores de recursos marinos han resultado afectados.

El último de ellos tuvo lugar ayer (lunes 31 de agosto) donde un buzo resultaba herido este mediodía en un brazo mientras trabajaba en la campaña de arranque de ocle. Al parecer, según indicaron algunos testigos, el hombre, de 35 años, se “enganchó con un hierro” cuando se disponía a salir del agua, produciéndose un importante desgarro “desde la axila hasta el codo”.

El buzo trabajaba con la embarcación ‘Punta Mendía‘ cuando tuvo lugar el accidente y rápidamente fue trasladado por sus compañeros hasta el puerto llanisco, hasta donde se desplazó en primer lugar la ambulancia de soporte vital básico de Ribadesella y, poco después, también movilizada por el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU), la UVI móvil de Arriondas, cuyos profesionales le atendieron antes de trasladarlo al hospital de Arriondas, donde llegó con pronóstico reservado, según datos del SAMU. Debido a la gravedad de sus heridas, no se descarta su traslado al HUCA.

 

Doble “Susto” en el mes de julio

El otro accidente tuvo lugar el 16 de julio también en Llanes y un buzo gijonés de 36 años tuvo que ser trasladado a primera hora de la tarde del citado día hasta el Hospital de Valdecilla, en Cantabria, tras sentirse indispuesto mientras cortaba ocle frente a la costa de Llanes. El aviso lo dieron en torno a las 14.00 horas de la tarde los propios compañeros del afectado, a quien de forma inmediata trasladaron en la embarcación ‘Virgen de Guía’ hasta el puerto. Al parecer, el hombre pudo sufrir algún problema circulatorio relacionado con una mala descompresión, por lo que fue atendido en la cámara hiperbárica del hospital cántabro.

Según explicó uno de los compañeros, el buzo se encontraba a mitad de la faena cuando comenzó a encontrarse mal. Hasta el puerto de Llanes se desplazaron efectivos de la Guardia Civil y la UVI móvil de Arriondas, cuyo personal sanitario atendió al afectado en el mismo barco antes de decidir su traslado a Valdecilla.

Como consecuencia de lo ocurrido y una vez la UVI móvil ya se había ido, fue necesaria la presencia de efectivos de la Policía Local y un nuevo equipo médico, está vez a bordo de la ambulancia de Llanes, al comenzar el patrón de la lancha a encontrarse mal y sufrir mareos y dolor en el pecho. Según explicaron sus acompañantes, se trataba de un ataque de ansiedad como otros que ya había sufrido con anterioridad. De hecho, el pasado marzo tuvo que ser trasladado al hospital de Arriondas por el mismo motivo después de que su embarcación se hundiera en el puerto de Llanes.

Ambos hombres fueron dados de alta apenas unas horas después, a media tarde, y sus allegados criticaron la «tardanza» de las ambulancias. «Cuando llegamos a tierra deberían estar ya esperando para continuar suministrando oxígeno al buzo, pero no habían llegado porque en vez de avisar a la ambulancia de Llanes, movilizaron a la de Arriondas, no es normal», criticaron.

FUENTE: El Comercio

Podría interesarte