La Organización y la Planificación son Claves para evitar la alta Siniestralidad en Buceo Profesional

2.442
Iván Ciudad Valls en el Congreso Nacional de Buceo en Cádiz26

Sobre la Siniestralidad en Buceo Profesional en España (Cádiz/Sep2017)

Son muchos los factores que influyen cuando se produce un accidente de trabajo en el ámbito del Buceo Profesional. El estado físico o anímico de los buzos, así como la precariedad en materia de seguridad- a veces por controvertidas reducciones en el presupuesto asignado a la operación- suelen intervenir en el origen del incidente. Los estudios de prevención laboral tienen como objetivo principal reducir a cero el número de accidentes de trabajo. Para ello es necesario identificar los denominadores más comunes entre los casos estudiados.

En este sentido, también hay que poner el foco de atención en un factor en particular: los defectos o incumplimientos en materia de Coordinación de Actividades Empresariales. Es decir, la organización y planificación para el desarrollo de los trabajos que se van a realizar.

“La coordinación de actividades empresariales es un concepto que vincula a la empresa principal con su contrata y subcontrata, respecto al deber de velar por la seguridad y salud de todos los profesionales que participen en la operación. De arriba hacia abajo y viceversa, todos tienen responsabilidad sobre los demás. De ahí que la organización de los trabajos sea fundamental”, argumenta Iván Ciudad Valls, doctor en Organización Industrial, por la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

Ciudad Valls, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales y Director Técnico de ICCESAL, es autor del ‘Estudio de la Siniestralidad Laboral Mortal entre los Buceadores Profesionales Españoles (1989-2017)’. Este documento se ha convertido en un referente para el sector en España, ya que es el único que existe sobre esta temática en particular para los buzos nacionales. El estudio comenzó en 2015 y en la actualidad maneja datos de un total de 206 casos con diferentes resultados para los implicados.

El prevencionista, cuya presencia ha sido contante en las tres ediciones del Congreso Nacional de Buceo Profesional, expuso los resultados actualizados de su estudio el pasado 16 de septiembre en Cádiz. Los datos expuestos generaron un intenso debate en torno a esta problemática, si bien el ponente siempre quiso dejar claro que “se trata de un estudio de mínimos”, es decir, los resultados se extraen de los casos que se han podido recopilar, pero “no son todos los que existen”.

Tendencia ascendente de los accidentes de trabajo

Número de fallecidos por año.

En primer lugar, el técnico puso de manifiesto las similitudes de España respecto a otros países europeos donde también se registran elevadas tasas de siniestralidad. “El sector del buceo profesional es una actividad peligrosa que tiene un riesgo especial por sus particularidades. La seguridad en buceo profesional no es un problema de España, es un problema internacional”, aseveró Ciudad Valls.

Para sacar conclusiones sobre los resultados de los 206 casos estudiados, es necesario entender el contexto en el que se producen estos accidentes. La Asociación Nacional de Empresas de Buceo Profesional (ANEBP), estima que en España existen entre 600 y 800 buzos industriales y comerciales. La Asociación Empresarial de Acuicultura de España (APROMAR), por su parte, calcula que son 220 los profesionales en el sector acuícola. De estos datos se deriva que en la actualidad, el censo total de buzos profesionales en activo en España rondaría el millar según esta información. Ahora bien, también hay que tener en cuenta que las titulaciones a nuevos buzos han proliferado considerablemente entre los años 2008 y 2017. Se estima que en los años de crisis económica las escuelas de buceo españolas – casi una treintena- han expedido en torno a 1.200 nuevos títulos.

Conclusiones

Accidentes mortales por sector.

Los resultados del estudio son poco alentadores para el sector. Según el estudio, desde 1989 se han producido un mínimo de 58 accidentes mortales entre los buzos profesionales españoles, 3 de ellos fuera del territorio nacional. Esto quiere decir que se produce una media de 2 fallecidos en accidentes de trabajo al año. El 50% de los casos identificados han fallecido entre el periodo de crisis económica, es decir, entre 2007 y 2017.

El perfil que registra mayor tasa de siniestralidad es el buzo profesional dedicado a obras y mantenimientos en medios hiperbáricos, con el 51,7% de las víctimas mortales.

Por comunidades autónomas, Andalucía encabeza la siniestralidad mortal de buceadores profesionales con 12 casos; seguido de Murcia con 9 casos; Canarias, Cataluña y Galicia con 6 fallecidos; País Vasco y Asturias con 4 víctimas cada una; Valencia con 3; Castilla León, 2 víctimas y Aragón, Cantabria, Castilla la Mancha, con un solo fallecido.

Las causas que más frecuentemente se repiten en los accidentes mortales son los ahogamientos, las muertes por descompresión y los atrapamientos. Esta última tiene su origen principalmente en presiones diferenciales de agua, ya sea en grandes instalaciones y estructuras o por el uso de máquinas de succión o con partes móviles de máquinas. Este fenómeno se  denomina Delta P y es una de las principales causas de siniestralidad a nivel mundial.

Fallecidos por Comunidad Autónoma.

Por otra parte, en torno al 50% de los accidentes se producen por deficiencias en la organización y planificación de los trabajos y solo un 15 % son por causas individuales. Los equipos de protección individuales (EPI) usados en la gran mayoría de los casos mortales, son equipos autónomos; con uso de narguilé; buceo en Scuba y sin comunicación con la superficie.

Sobre las soluciones a los problemas de organización en las operaciones, el ponente explicó que “las grandes empresas están comenzando a hacer charlas de 5 minutos antes de comenzar el trabajo diario. El jefe de equipo explica las tareas que cada uno va a desarrollar y cada buzo debe firmar un documento  de conformidad sobre su labor. En esa hoja, los buzos pueden hacer constar cualquier particularidad, como temas anímicos o el equipo que van a usar. Todo queda registrado”.

 

 

Podría interesarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.