Casi dos décadas de crecimiento, desarrollo y mejoras del Capítulo Latinoamericano y del Caribe

361
Buzo en planta petrolifera. FOTO: Trabsub (Argentina)

Con motivo de la XXI Reunión Internacional del Capítulo Latinoamericano y del Caribe de la ADCI celebrado en Panamá los días 1 y 2 de agosto, el secretario de la entidad y gerente de Trabsub, Enrique Hugo (Argentina) realizó un análisis de las casi dos décadas de trayectoria de la asociación

Cuando comenzamos esta gran iniciativa de adherirnos a la Association of Diving Contractors Internacional (ADCI) a través del Capítulo Latinoamericano y del Caribe, sabíamos que apostábamos por crear un escenario de futuro mejor para el sector del buceo comercial e industrial en nuestro continente.

Enrique Hugo, secretario del Capítulo Latinoamericano y Caribe. Empresa Trabsub

Se cumplen 50 años de la creación de la ADCI y el Capítulo ha caminado 18 años de la mano de la Gerencia en los Estados Unidos, para colaborar en todas las iniciativas de la asociación. La buena predisposición de las oficinas centrales de Houston (TX) está permitiendo que cada vez sean más empresas latinoamericanas y del Caribe las que formen parte de nuestro círculo. En este sentido, el proceso de auditoría y estudio de la Asociación para la correcta incorporación de cada empresa, se refiere tanto a condiciones de calidad de los equipos, estándares de seguridad, contingencia, como también a cuestiones administrativas.
Por ello, es honesto afirmar que lo largo de casi dos décadas, el hecho de pertenecer a la ADCI ha traído importantes beneficios hasta nuestras compañías. El salto de calidad de nuestras empresas y la mejora en los estándares de seguridad es hoy una realidad y una de las razones que nos permiten estrechar nuestras relaciones comerciales a nivel intercontinental.
Principalmente hay que destacar las mejoras técnicas, por un lado y las comerciales, por otro. En el primer caso, la participación de nuestras compañías en la feria anual de New Orleans (Underwater Intervention) – por ejemplo- nos permite ponernos a la vanguardia en los conocimientos técnicos necesarios. Esto nos da acceso a probar equipamiento, investigar sobre ellos y resolver muchas dudas sobre ello, a la vez que crecemos en conocimientos acerca de nuestra actividad.
Por otra parte, el intercambio a nivel comercial con otras empresas también es una gran ventaja. Por ejemplo el intercambio de experiencias en la elaboración de los planes de seguridad que es algo muy enriquecedor, así como la colaboración para realizar proyectos y trabajos subacuáticos. También llegamos a facilitarnos entre compañías equipamiento en concretas ocasiones, algo que muestra el sentido de unidad en torno a nuestra asociación.
Es por eso que puedo afirmar que ser parte del Capítulo LA&C aporta innumerables beneficios para nosotros, tanto a nivel individual como colectivo.
Nuestro reto ahora es seguir creciendo y tener cada vez más representación en la ADCI para un futuro que se dibuja muy prometedor; creando alianzas y abogando por la colaboración internacional en nuestro sector.

Enrique Hugo. Secretario del Capítulo Latinoamericano y Caribe

Podría interesarte

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.